Mes: junio 2014

DON JUAN DE SERRALLONGA

Posted on Actualizado enn

 

DON JUAN DE SERRALLONGA

El Robin Hood catalán

Serrallonga imagen a lapiz
Juan de Serrallonga (imágen a lápiz)

A finales del siglo XVI y principios del XVII, Catalunya estaba dividida en dos bandos: los nyerros y los cadells. Los nyerros eran miembros de la nobleza catalana que defendían los intereses de los señores, mientras que los cadells protegían los derechos de los campesinos y los ciudadanos.

Nyerros y Cadells

Joan Sala i Ferrer nació el 23 de abril de 1594 en Viladrau, en la comarca de Osona, Girona, concretamente en la masía (casa de labranza) Mas Sala, siendo el quinto de seis hermanos: Antoni, l’hereu (el heredero), Anna Mª,  Eufrasina, Marquesa y Baltasar.

Mas La Sala, en Viladrau, donde nació Joan Sala
Mas La Sala, en Viladrau, donde nació Joan Sala

Sus padres Joan Sala y Joana Ferrer eran acomodados payeses  (campesinos catalanes) nyerros.

La madre de Joan murió el 18 de enero de 1598, cuando él contaba tan sólo cuatro años.

Su padre y su hermano mayor, Antonio, contrajeron doble matrimonio con las hermanas Margarida y Elisabet, hijas del Mas Riera del pueblo de Tona, con lo que, curiosamente, se convirtieron en suegra y nuera la una de la otra.

Las necesidades económicas, motivadas por la crisis, abocaron a Joan, junto a alguno de sus hermanos y otros compañeros, a compaginar las tareas del campo con pequeños robos por la zona.

Al terminar la popular fiesta del Ball del ciri  (Baile del cirio) de Viladrau, en 1615, Joan optó por marcharse, dejando a su hermana al cuidado de un joven que prometió acompañarla hasta su casa.

Baile del cirio, en Viladrau
Baile del cirio, en Viladrau

A la mañana siguiente Joan se encontró con Miquel Barfull, un vecino con el cual nunca había tenido una buena relación. En el curso de la conversación, Miquel puso en duda la honradez de la hermana de Joan. La ofensa verbal terminó en una pelea que agravó todavía más la enemistad que existía entre ambos.

Una noche, Joan le comentó a su padre que el heredero de Can Tarrés, de Sant Hilari de Sacalm, le había ofrecido trabajo. A su padre no le pareció una mala idea puesto que en su casa tenían ya suficiente personal.

Panorámica de Sant Hilari de Sacalm
Panorámica de Sant Hilari de Sacalm

Por motivos de trabajo, Joan se trasladó un día al Mas Serrallonga del pueblo de Querós, a unos 17 km. de Sant Hilari de Sacalm, comarca de La Selva. Allí conoció a la joven pubilla (heredera) Margarida Tallades Serrallonga, con la que inició un romance que terminaría en boda semanas más tarde, en la  iglesia de Sant Martí de Querós.

El Mas Serrallonga
El Mas Serrallonga
Iglesia de Sant Martí de Querós
Iglesia de Sant Martí de Querós

A partir de su matrimonio con Margarida, el 11 de marzo de 1618, a Joan ya se le conoció como Joan de Serrallonga, porque de acuerdo con la tradición catalana cuando un varón se casaba con la heredera adoptaba el apellido de ésta para garantizar su continuidad.

Tuvieron cinco hijos, Elisabet, Antoni, Mariana, Josep Baltasar e Isidre.

Un día los hermanastros de Joan, Pere y Segismón, le visitaron  para pedirle un favor. Se trataba de que les guardara dos mulos que acababan de robar. En un principio Joan se negó rotundamente, pero al final cedió, con la condición de que fuera sólo por una noche.

La casualidad hizo que pasara por la masía Miquel Barfull, quien al enterarse de la conversación y a causa del rencor que sentía por Joan decidió vengarse.

A la mañana siguiente se personó en su casa Barfull, junto a dos hombres del rey, con la orden de apresar a Joan por el robo de los mulos.

Después de un forcejeo con los hombres del rey Joan logró huir, no sin antes disparar contra Miquel Barfull causándole la muerte.

Se refugió en la cueva Roca Guinarda.  Regresó a su casa al anochecer para contarle a su esposa lo sucedido y explicarle que no podía seguir allí. Le dijo que había decidido trasladarse a Valencia para unirse a los bandoleros de Perot Rocaguinarda, también conocido como Perot lo lladre (Perot el ladrón), y que volvería cuando hubieran abandonado su búsqueda.

Cueva Roca Guinarda
Cueva Roca Guinarda

Junto a los hombres de Perot, Joan se convirtió en asaltante de caminos y  ladrón de hostales, viviendo del fruto de sus fechorías.

Grabado con imágen de Perot Rocaguinarda (Perot lo lladre)
Grabado con imágen de Perot Rocaguinarda                   (Perot lo lladre)

Regresó de nuevo a su casa, a principios de 1623, convertido en un forajido. Obviamente no se podía quedar con su esposa ni con sus hijos.

Margarida le suplicó que permaneciera en la zona de les Guilleries, ya que además de ser un buen conocedor del terreno se podrían ver más a menudo y su vida no resultaría tan dificultosa.

Les Guilleries
Les Guilleries

La sierra de les Guilleries, cerca de los Pirineos catalanes, abarca desde la zona de Collsacabra hasta el macizo del Montseny, entre Barcelona y Girona, atravesada por el río Ter.

Mapa de Les Guilleries
Mapa de Les Guilleries

Ahí es donde nació la leyenda de Joan de Serrallonga, el bandolero catalán más famoso de la historia, el Robin Hood de les Guilleries.

Serrallonga y sus hombres se estrenaron en les Guilleries robando en el Mas Segur de Jafre. El siguiente asalto tuvo lugar en el Mas Boada de Salitja, propiedad de gente muy acomodada.

Los asaltos se produjeron uno tras otro, generalmente en masías de gente adinerada.

Joan de Serrallonga gozó de un gran clamor popular debido, a su generosidad entre la gente humilde.  Se dice que en la cueva de Tavernet, su habitual refugio, llegaron a reunirse un centenar de hombres para apoyar al que llamaban “el rey de les Guilleries”.

Podría decirse que los primeros años de Joan fueron tranquilos pues la justicia andaba tras los pasos de otros bandoleros, los hermanos Margarit. Una vez que estos salteadores fueron apresados, la persecución se centró en la banda de Serrallonga.

Con el fin de llevar a cabo su captura, el teniente Montpalau se desplazó desde el castillo d’Hostalric a Santa Coloma de Farners. En este pueblo reclutó hombres  para luchar, perseguir y apresar a los bandoleros.

Castillo de Hostalric
Castillo de Hostalric

Avisado por un confidente de que le perseguían,  Serrallonga preparó una emboscada al teniente y sus hombres, obligándoles a retirarse.

En una de las visitas que, de vez en cuando, Serrallonga efectuaba a su amigo el rector de Castanyet, éste le comentó que el rey Felipe IV se encontraba en Barcelona, con el fin de llevar a cabo una operación destinada a desmantelar el bandolerismo y atrapar a la persona de Serrallonga en particular.

Castanyet
Castanyet

El rector añadió que le convenía viajar al Rosselló (entonces no anexionado a Francia). Para ello, le dijo, ya había contactado con Monsieur Viver, quien estaba dispuesto a refugiarlo entre los nyerros. Se trataba de un grupo político, civil y militar catalano-francés dirigido por familias nobles de señores feudales cuyos defensores eran campesinos y bandoleros.

El Rosselló, comarca de la Catalunya francesa con capital en Perpinyà
El Rosselló, comarca de la Catalunya francesa, con capital en Perpinyà

En 1627, Serrallonga, se despidió de sus compañeros y se desplazó a Querós para hacer lo propio con su familia.

Querós
Querós

En el Rosselló le utilizaron para combatir a los cadells . Además se dedicó a asaltar los carruajes reales, encargados de recoger los impuestos, y a repartir el botín entre la gente más pobre. De ahí que se le conociera como el Robin Hood catalán.

Juan de Serrallonga, "El Robin Hood catalán"
Juan de Serrallonga,   “El Robin Hood catalán”

Regresó poco más tarde a Catalunya para reagrupar su banda y convertirse en el más popular  bandolero del país.

Su golpe más importante lo dio en febrero de 1628, cuando acompañado de doscientos  hombres asaltó una escolta del virrey  al que le robaron el dinero de los impuestos que transportaba, cobrado a  los ciudadanos, huyendo luego hacia les Guilleries.

Camino de Sant Joan de les Abadesses, el 25 de julio de 1632, Serrallonga conoció a Joana Massissa, una joven de 19 años viuda del molinero de Castelló d’Empuries, que se dirigía al santuario de Núria para cumplir una promesa. Ambos se enamoraron  e iniciaron una relación que duró 15 meses. Joana se integró en la banda  trasladándose a Francia, donde efectuaron varios robos.                                               

Sant Joan de les Abadesses
Sant Joan de les Abadesses
Serrallonga con Joana
Grabado con imágen de Serrallonga y Joana

Poco más tarde, en abril de 1633, volvieron a Catalunya para reunirse con algunos miembros de la banda: Valentí Oliveres, Ramón Montada, Pere Puig, de Castellterçol, Joan T. de Tona y Joan Gardan, de Caldes de Montbuy.

Se instalaron en Can Agustí de Santa Coloma de Farners, donde contactaron con el rector de Castanyet. Éste reprobó su regreso a Serrallonga,  puesto que su persona continuaba en búsqueda y captura.

No le faltaba razón al mosén pues, como si de una premonición se tratara, el 31 de octubre de 1633, el heredero de Can Agustí  les delató y Serrallonga,  junto con su grupo, fueron apresados por los soldados del Duque de Cardona, Virrey de Catalunya.

Encarcelado en las mazmorras del Castillo de Savassona fue torturado hasta confesar los nombres del resto de  los componentes de su banda.  Para poder salvar su vida, su compañera sentimental, que se hallaba embarazada,  fue forzada a declarar en contra del bandolero.

Antiguo castillo de Savassona
Antiguo castillo de Savassona

Su esposa Margarida Tallades Serrallonga también fue encarcelada y expropiada de sus posesiones. Sus cinco hijos, al quedarse sin sus padres, acabaron repartidos entre los habitantes de las casas vecinas.

Serrallonga fue condenado a muerte. El 8 de enero de 1634, después de ser azotado en público en la Plaça del Rei (Plaza del Rey) de Barcelona, fue atado por las manos y los pies, en forma de X, a cuatro caballos que, al ser fustigados, descuartizaron el cuerpo del bandolero. Finalmente, fue decapitado.

En una de las puertas de la ciudad su cabeza fue expuesta en una jaula de hierro, en señal de advertencia para todo aquel que quisiera seguir sus pasos.

Más tarde la cabeza de Joan de Serrallonga fue robada y enterrada por sus seguidores en el refugio que él solía utilizar en la Balma de les Piques, muy cerca de la bonita población osonenca de Tavertet, situada al cobijo del Puig de les Baumes.

Balma de les Piques
Balma de les Piques
Tavertet
Tavertet

Su fama se ha mantenido a través de los tiempos formando parte de la cultura y de los mitos populares.

Escritores como Francisco de Rojas, Luis Vélez de Guevara ó Antonio Coello, entre otros, escribieron sobre su vida.

Un siglo y medio después de su muerte, en 1863, Victor Balaguer escribió un drama y posteriormente una novela con el título de “Don Joan de Serrallonga”.

joanserrallonga_cartel zarzuela
Cartel del drama de Victor Balaguer

También, el 7 de octubre de 1922,  el maestro Enric Morera estrenó en el teatro Tívoli, de Barcelona, una zarzuela inspirada en la figura de Serrallonga.

9395466
Victor Balaguer y Enric Morera
Teatro Tívoli de Barcelona
Teatro Tívoli de Barcelona

En algunos lugares de Catalunya todavía hoy se representa un baile popular sobre la vida y la muerte del más famoso bandolero de les Guilleries.

El baile centenario de Serrallonga en San Quintin de Mediona
El baile centenario de Serrallonga en San Quintin de Mediona

Sobre la historia de Joan de Serrallonga se han publicado cómics y se ha  rodado  una película “Don Juan de Serrallonga” dirigida en 1949  por el barcelonés Ricardo Gascón.

Cartel de la película
Cartel de la película

Una miniserie para TV3, televisión de Catalunya, dirigida por Esteve Rovira, se estrenó en 2008 con el título: “Serrallonga, la llegenda del bandoler”  (Serrallonga, la leyenda del bandolero).

Serie emitida por TV3, Televisión de Catalunya
Serie emitida por TV3, televisión de Catalunya

Serrallonga  gozó siempre de la simpatía de una gran parte del pueblo por haber sido un bandolero que se enfrentó al  poder centralista y autoritario, que había llevado el país a la crisis.

Todavía hoy, Joan de Serrallonga, representa la lucha del pueblo contra la represión.                                                       

                                 Del cor de les Guilleríes

                                 sortirà un gran espetec,

                                            que en farà ressons de guerra

                                 a les parets de Tavertet.

                                 Des de Sau a La Cellera,

                                   des del  Far al Matagalls,

                                   el trabuc d’en Serrallonga

                              tornarà als amagatalls.

                                    Torna, torna, Serrallonga,

                                      que l’alzina ens cremaran,

                                            que ens arrencaran les pedres,

                                 que la terra ens robaran.

 

Vuelve, vuelve Serrallonga
Vuelve, vuelve Serrallonga

https://www.youtube.com/watch?v=_l-0WboKyDA

(pulsar Ctrl + click sobre este enlace para ver los paisajes donde vivió y amó el famoso bandolero)