MANOLETE

Posted on Actualizado enn

MANOLETE

EL  CALIFA DE CORDOBA…

Manuel-Laureano Rodríguez Sánchez "Manolete"
Manuel Laureano Rodríguez Sánchez “Manolete”

EL MONSTRUO DEL TOREO… 

Hijo del torero apodado “Manolete” y de Angustias Sánchez Martínez, conocida como Doña Angustias, el 4 de julio de 1917 vino al  mundo en la calle Conde de Torres Cabrera número 2 A de Córdoba, Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, el que con el  mismo nombre y  apodo de su padre “Manolete” (que falleció cuando Manuel contaba solo cinco años) habría de convertirse, con el tiempo, en el  gran mito de la tauromaquia en la década de 1940, la España de la posguerra.

Placa en la casa natal de "Manolete"
Placa en la casa natal de “Manolete”

"Manolete", padre.Doña Angustias, madre de "Manolete"

Y como reza el dicho popular, “de casta le viene al galgo”, su madre Doña Angustias había estado casada previamente con “Lagartijo Chico”. Su abuelo Manuel Rodríguez Luque, “Manolete”, fue un modesto banderillero. Su tío paterno fue José Rodríguez Sánchez “Bebé Chico”, y su tío abuelo fue José Dámaso Rodríguez Rodríguez “Pepete”.

A los tres años de edad

 

Primera Comunión de Manolete
Primera Comunión de Manolete

El joven “Manolete” desde muy joven se unió a jóvenes aficionados al arte de Cúchares con los que solía acudir a tentaderos y cortijos.

A los 13 años toreando una becerra.
A los 13 años toreando una becerra.

En la Escuela Taurina de Montilla (Córdoba) inició sus primeras apariciones en 1930. Algo  más tarde  en 1933, Domingo de Resurrección, participó en Cabra (Córdoba) en una corrida de novillos junto a Juanita Cruz, señorita torera.

Placa a "Manolete en la Plaza de Toros de Cabra (Córdoba)
Placa a “Manolete” en la Plaza de Toros de Cabra (Córdoba)
Juanita Cruz, señorita torera.
Juanita Cruz, señorita torera.

Ese mismo año formó parte del espectáculo musical-cómico-taurino “Los Califas”, asumiendo Manuel en las actuaciones la parte seria de la lidia.

En una corrida nocturna celebrada en 1933 en la plaza de toros de Arlés (Francia), actuó por vez primera con traje de luces. A partir de ese momento Manuel abandonó el grupo cómico-musical y se dedicó a torear corridas normales.

Manuel figuró con el seudónimo de “Ángel Rodríguez” en la plaza madrileña de Tetuán de las Victorias. Sus faenas de capote y muleta fueron flojas y a pesar de que a la hora de matar estuvo brillante, la prensa y la crítica no le trataron bien.

Manuel se presentó con picadores, en Córdoba, el 27 de julio de 1935, pero su actuación no logró mejorar las anteriores. La temporada terminó para él con el inicio de la guerra civil el 18 de julio de 1936.

No es hasta 1939 cuando su cartel empezó a crecer gracias a los éxitos conseguidos en las novilladas de Córdoba, Sevilla, Cádiz y Algeciras. Poco a poco consiguió ir limando sus defectos.

Se despidió como novillero el 25 de junio de 1939 en la plaza de El Puerto de Santa María (Cádiz), teniendo como compañeros a “Gallito”, Paquito Casado y el joven rejoneador portugués Mascarenhas.

Tomó la alternativa en Sevilla, de manos de Manuel Jiménez “Chicuelo”, el 2 de julio de 1939, actuando de testigo Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”. El 12 de octubre de ese mismo año confirmó la alternativa de manos de Marcial Lalanda .

 

Tomando la alternativa en Sevilla de manos de "Chicuelo"
Tomando la alternativa en Sevilla de manos de “Chicuelo”
Cartel de su alternativa
Cartel de su alternativa

Manolete cerró su primera temporada como matador de toros con 16 corridas y con estupendas perspectivas de futuro.

Desde 1940 hasta 1947 fue sin discusión el número uno en España. “Manolete” llenó todas las plazas y el solo hecho de figurar su nombre en los carteles taurinos era sinónimo de éxito para los empresarios.

“Manolete” actuó en las mejores plazas del  mundo: México, Colombia, Perú y Venezuela, entre otras.

Debut en Venezuela junto a los diestros Julio Mendoza y Alejandro Montani
Debut en Venezuela junto a los diestros Julio Mendoza y Alejandro Montani

Tuvo como compañeros de cartel a los mejores toreros de la época: Silverio Pérez, Eduardo Solórzano, Carlos Arruza, Marcial Lalanda, Juan Belmonte, Pepe Luis Vázquez, Antonio Bienvenida, Luis Miguel Dominguín y tantos otros.

Con Carlos Arruza y "Gitanillo de Triana"
Con Carlos Arruza y “Gitanillo de Triana”

La mejor faena taurina de “Manolete”, según los cronistas de aquellos tiempos, la realizó el 6 de julio de 1944  en la plaza de Las Ventas de Madrid, con motivo de la corrida de la Asociación de la Prensa. Fue con un sobrero de la ganadería portuguesa de Pinto Barreiros . La faena que “Manolete” logró frente al toro Ratón figurará para siempre en los anales de la tauromaquia.

Casualmente fue en la corrida de Beneficencia, celebrada el 16 de julio de 1947 y presidida por el dictador Francisco Franco Bahamonde, donde “Manolete” toreó  su última corrida en la  plaza de Las Ventas. Con su primer toro dio la vuelta al ruedo, resultando herido en la pierna con el segundo toro de la ganadería de Bohórquez. No obstante, continuó la faena hasta dar muerte al astado, al que le cortó las dos orejas.

Con Franco en la corrida de  la Beneficencia de 1947
Con el dictador Franco en la corrida de la Beneficencia de 1947

En pleno éxito taurino la desgracia truncó ese mismo año la  apoteósica carrera del diestro más representativo de su época.

Un cartel anunciaba en Linares, el 28 de agosto de 1947, una corrida de lujo con astados  de Miura. Junto a Manuel-Laureano Rodríguez Sánchez “Manolete”, actuaban los espadas Luis Miguel Dominguín y  Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”.

Cartel de la corrida de Linares donde "Manolete" perdió la vida
Cartel de la corrida de Linares donde “Manolete” perdió la vida.
Ticket de entrada de su ultima corrida en  Linares (Jaén)
Ticket de entrada de su ultima corrida.

El quinto toro de la tarde, de 495 kg de peso, de capa negro entrepelado y de nombre Islero le correspondió a “Manolete”.

El toro Islero de 495 kg.
El toro Islero

Después de la faena, en la suerte suprema, el toro pedía rapidez, no obstante “Manolete” inició la suerte despacio y  con incompresible error de técnica. “Manolete” fue enganchado y corneado por Islero en el muslo derecho.

Mortal cogida de "Manolete"
Mortal cogida de “Manolete”

En la enfermería apreciaron una gran herida de más de veinte centímetros con importantes destrozos musculares y vasculares en el Triángulo de Scarpa.

A las 23,00 horas el torero es trasladado al hospital de Linares, donde se le aplican transfusiones de sangre. Mientras se fuma un cigarro, “Manolete” manifiesta que no siente su pierna.

Entre tanto el médico Luis Giménez Guinea de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid se desplaza hasta Linares. Suspende las transfusiones de sangre y ordena que se le aplique un suero intravenoso importado de Noruega, al objeto de que el diestro regenerara la sangre.

A las 5,07 horas de la madrugada del 29 de agosto de 1947, “Manolete”  pronuncia sus últimas palabras ante el galeno: “¡Qué disgusto le voy a dar a mi madre! ¡Don Luis, que no veo, no veo nada!..”

El cadáver de "Manolete"
El cadáver de “Manolete”
Teodoro Matilla, "El Pipo" y su fiel Guillermo velando el cadáver.
Teodoro Matilla, “El Pipo” y su fiel Guillermo velando el cadáver.
Certificado de defunción.
Certificado de defunción.
Esquela recordatoria de la muerte del diestro.
Esquela recordatoria de la muerte del diestro.

Todos los periódicos se hicieron eco de la fatal noticia y el mundo de la tauromaquia se vistió de luto. 

El diario Pueblo
El diario Pueblo

 

El periódico Dígame
El periódico Dígame

http://www.youtube.com/watch?v=1eLhhIjPV8A

Paradójicamente ese mismo año “Manolete” tenía previsto dejar el mundo del toreo, después de haber toreado más de 550 corridas y novilladas en España, Portugal, Colombia, Perú, Venezuela y México. Fue enterrado en el panteón de la familia Sánchez de Puerta, amigos íntimos del torero.

Algo más de cuatro años después de su muerte, tras finalizar el mausoleo de “Manolete” realizado por el escultor Amadeo Ruiz Olmos, sus restos fueron trasladados a su emplazamiento definitivo del Cementerio de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba, donde figura la imagen del diestro yacente en su panteón.

Mausoleo definitivo de "Manolete" en el cementerio de Ntra. Sra. de la Salud de Córdoba.
Mausoleo definitivo de “Manolete” en el cementerio de Nuestra Señora  de la Salud de Córdoba.

En la ciudad cordobesa dos esculturas nos recuerdan la figura del gran torero: un busto en la Plaza de la Lagunilla y un conjunto escultórico en la Plaza del Conde de Priego. 

Homenaje de Córdoba Manolete en la Plaza de la Lagunilla.
Homenaje de Córdoba a Manolete en la Plaza de la Lagunilla.
Monumento en su Córdoba natal
Conjunto escultórico en la plaza del Conde de Priego de su Córdoba natal.
Busto de "Manolete" frente a la Plaza de Toros de Linares.
Busto en recuerdo de “Manolete” frente a la Plaza de Toros de Linares.

Dicen los sabios estudiosos de la tauromaquia: “El vacío que dejó en la fiesta “Manolete” no será posible llenarlo. Habrá toreros superiores en saber, en recursos, en estilo y dominio, que puedan igualarle e incluso superarle, pero “Manolete”“Manolete” no ha habido más que uno, en la fiesta y fuera de la fiesta”.

El traje de luces ensangrentado de “Manolete” fue trasladado al Museo Taurino de Madrid para su exhibición.

En cuanto a la cabeza del toro Islero fue enviada al Museo Taurino de Valencia.

El paso del tiempo se ha encargado  de fomentar la teoría de que la muerte del torero fue debida al mal estado del suero noruego que se le practicó en el hospital.

Lupe, su novia, presenció la última corrida de “Manolete” en la plaza de Linares. Al ocurrir el fatal percance bajó rápidamente a la enfermería para reunirse con el diestro, pero su apoderado y los miembros de su cuadrilla le impidieron el acceso.

No fue un final feliz, pues mientras “Manolete” se hallaba postrado en una camilla desangrándose, Lupe permanecía, entre lágrimas y rota de dolor, al otro lado de la puerta.

Resulta también  “misterioso” que su albacea Álvaro Domecq Díez y la madre de “Manolete” impidieran que su pareja Lupe, accediera a la enfermería para cumplir con la voluntad del diestro: casarse con ella.

Precisamente  la relación de “Manolete” con Antoñita Bronchalo Lopesino, más conocida, artísticamente, como “Lupe Sino”, fue, desde siempre, una incógnita.

Lupe era original de la Alcarria. Concretamente de Sayatón, un pequeño pueblo cercano a Fuentelaencina en la provincia de Guadalajara.

Panorámica de Sayatón (Guadalajara), pueblo natal de Antoñita Bronchalo Lopesino.
Panorámica de Sayatón (Guadalajara), pueblo natal de Antoñita Bronchalo Lopesino.

Al parecer, siendo Lupe dama de alterne, inició su relación con el torero. Los presentó Pastora Imperio, amiga de ambos en el bar Chicote de la capital de España.

Pastora Imperio
Pastora Imperio

 

Perico Chicote en la barra de su bar.
Perico Chicote en la barra de su bar.

Tuvieron una animada conversación en la que Lupe le dijo a “Manolete”: “me gustaría ser famosa como tú”. “Manolete” le respondió: “hay que trabajar y arriesgar mucho, chiquilla”.

Fue un flechazo a primera vista, pues a partir de ese encuentro, para guardar las apariencias, “Manolete”  continuó conservando como su vivienda habitual la habitación 220 del hotel Victoria de Madrid, pero ambos mantuvieron una relación estable, como pareja de hecho, en la casa de Lupe de la calle Hilarión Eslava. Tanto es así que a Lupe se la ha  considerado siempre como el único gran amor del diestro.

"Manolete y "Lupe Sino".
“Manolete y “Lupe Sino”.

Lupe estaba dotada de una gran belleza, era una morenaza de grandes ojos verdes y boca sensual. Se dice que poseía un gran carácter y que jamás se dejó influenciar por la madre de “Manolete” ni tampoco por la presión de la cuadrilla de éste, dos grandes obstáculos en la relación amorosa de la pareja.

Ésto dio lugar a un distanciamiento entre el torero y su madre, Doña Angustias.

Con su madre Doña Angustias.
Con su madre Doña Angustias.

En el entorno cercano a “Manolete” se comentaba que los momentos más felices los pasó el matador junto a Lupe en Fuentelaencina. Allí practicaba las aficiones de la clase media de la época, compitiendo en el frontón, dando grandes paseos en bicicleta y jugando a cartas en los bares del pueblo.

Manolete con su novia.
Manolete con su novia Lupe

Tras la desaparición de “Manolete”, se culpó a Lupe de la  vida divertida y azarosa  del diestro. Tal fue la presión, que decidió exiliarse en México donde fue bien recibida por amigos y conocidos.

El morbo alcanzó sus mayores cotas cuando conoció y se casó con un abogado mexicano de  nombre Manuel Rodríguez, igual  que el “Monstruo de Córdoba”.

Aunque el matrimonio duró poco tiempo, Antoñita adquirió la seguridad necesaria para volver a España.

Una vez de vuelta en España y aunque no llegó a triunfar en el cine, trabajó con los mejores directores del momento y actuó con actores como José Isbert, Manolo Morán, Irene Caba y  Juan Calvo, entre otros.

Cartel de "Lupe Sino" en la película "La famosa Luz María"
Cartel de “Lupe Sino” en la película “La famosa Luz María”

A la edad de 39 años, Lupe murió sola en Madrid el 15 de septiembre de 1959, víctima de un derrame cerebral.

Su muerte pasó desapercibida y sólo “El Principe Gitano”  la menciona en una de sus coplas:

                     “Manolete”, “Manolete”,

      ya te lo decía yo,

                  que un torito de miura

                    iba a ser tu perdición …

                   La novia de “Manolete”

                     ya no lleva más collares

                                  porque “Manolete” ha muerto

                 en la Plaza de Linares.

Enrique Castellón Vargas "El Príncipe Gitano"
Enrique Castellón Vargas “El Príncipe Gitano”

A mis cinco años de edad recuerdo haber oído a mis tíos, Maruja y Pepe, hablar de la sana rivalidad taurina existente entre “Manolete” y el diestro mexicano Carlos Arruza, cuando ambos toreaban y llenaban la Plaza de Toros Monumental, el gran coso taurino de Barcelona.

Plaza de Toros Monumental de Barcelona.
Plaza de Toros Monumental de Barcelona.
Manolete y Carlos Arruza fueron grandes amigos dentro y fuera de los ruedos.
“Manolete” y Carlos Arruza fueron grandes amigos dentro y fuera de los ruedos.
"Manolete" y Carlos Arruza.
“Manolete” y Carlos Arruza.

Confieso que sentí una simpatía especial por Arruza cuando mis tíos, en una ocasión, me  regalaron la figurita de un toro beige con banderillas de colores al que denominaban el toro de Carlos Arruza, que me encantó. A mi hermano Ramón le regalaron un toro de color negro azabache al que bautizaron como el toro de “Manolete”.

Torito de "Manolete".
“Torito de Manolete”.

Con mis pocos años de edad y sin entender absolutamente nada de la fiesta nacional, mis simpatías se inclinaron por Carlos Arruza simplemente por los colores de la figurita del toro.

El torero mexicano Carlos Arruza.
El torero mexicano Carlos Arruza.

Más tarde, comprendí que el color del toro no hace al torero … al igual, que en muchos otros aspectos de la vida, el hábito no hace al monje…

Y termino este sencillo homenaje a El Califa de Córdoba con el poema que  Miguel Herrero le dedicó al gran maestro .

http://www.youtube.com/watch?v=6a8KmtmZNx8#t=20

(para ver el contenido de los enlaces pulsar Ctrl + click)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s