XARNEGOS

Posted on

0

LOS OTROS CATALANES. . .

Con este relato quisiera rendir un tributo de admiración a todos aquellos que, procedentes de otras regiones de nuestra llamada “piel de toro”, buscando un mejor futuro para su familia, llegaron a Catalunya para integrarse en este precioso rincón del mundo y hacer de él su “tierra de promisión”.

Catalunya
Catalunya

Durante la década de 1940- 1950 en España se vivieron tiempos muy difíciles. Concretamente, a partir del 1º de abril de 1939, cuando el dictador Franco publicó su lacónico mensaje de victoria: “La guerra ha terminado”.

El ultimo parte de guerra publicado por Francisco Franco.
El ultimo parte de guerra publicado por      Francisco Franco.

Había finalizado un conflicto fratricida con más de 400.000 muertos y otros tantos exiliados en el que, como algunos apuntaron en su día, no existieron vencedores ni vencidos, aunque sí en cambio, se derramó mucha sangre inocente. Con ello se produjo también el fin de de la “República Democrática de 1931”. Pero, como de costumbre, mi intención no es entrar en temas de índole político. . .

Fragmentos de la Constitución de la República Democrática Española.
Fragmentos de la Constitución de la República Democrática Española.

La triste realidad es que el país quedó totalmente arrasado y se tenía que reconstruir. Muchas familias con escasas posibilidades de sobrevivir en sus lugares de origen optaron por desplazarse a las dos grandes metrópolis del país en busca de trabajo y mejores expectativas: Barcelona y Madrid fueron especialmente sus puntos de destino.

Estación de tren de Jaén, una de las provincias andaluzas que más se despoblaron.
Estación de tren de Jaén, una de las provincias andaluzas que más se despoblaron.

A Catalunya llegaron gentes mayoritariamente de Andalucía y Galicia. Personas buenas y trabajadoras que, con su esfuerzo, contribuyeron en gran manera a levantar y recomponer esta tierra catalana y a hacerla más grande y próspera, la Catalunya que hoy se admira en todo el mundo.

Andaluces haciendo cola para tomar el llamado
Andaluces haciendo cola para tomar el llamado “tren de la esperanza” con destino a Catalunya.

Desgraciadamente, por ley de vida, muchos de aquellos hoy ya no están entre nosotros, pero en honor a la verdad hay que reconocer que en su gran mayoría se integraron totalmente y se consideraron tan catalanes como los originarios de la tierra que les acogió. En cuanto a sus descendientes, hijos y nietos, sobran comentarios: aman a Catalunya, dominan perfectamente el idioma vernáculo y se sienten catalanes por los cuatro costados.

Un ejemplo muy representativo del xarnego podría ser el del cantautor Joan Manuel Serrat. Seguramente nadie duda de la catalanidad de el noi del Poble Sec (el muchacho del barrio de Pueblo Seco de Barcelona, como se le conoce en Catalunya), o el nano (el niño, como se le apoda cariñosamente en toda América latina). Pues bien, la madre de Joan Manuel era aragonesa y su padre catalán.

(En su canción “Caminito de la obra”, Joan Manuel nos recuerda  los hábitos de los xarnegos  que, al llegar a Catalunya, se dedicaron  mayoritariamente  a realizar trabajos relacionados con la la construcción).

Y así podría citar cantidad de ilustres personalidades xarnegas que han reafirmado por todo el mundo su condición de catalanes.

La pareja compuesta por Manolo (andaluz) y Maruxa (gallega), procedentes del bonito pueblo blanco de la malagueña Mijas, fue uno de los matrimonios que llegaron a Barcelona.

Mijas
Mijas
Maruxa y Manolo
Maruxa y Manolo.

Cuando los jóvenes esposos arribaron a la ciudad condal, Maruxa llevaba en sus entrañas al que habría de ser su hijo Antonio, en adelante Tonet (diminutivo en catalán).

Barcelona (Plaça d'Espanya con Montjuic al fondo)
Barcelona (Plaça d’Espanya con Montjuic al fondo).

Manolo, habilidoso en los trabajos de albañilería, pronto fue contratado por un empresario catalán para rehabilitar varios edificios.

Al poco tiempo Maruxa logró que una empresa de ropa interior de caballero le diera algún trabajo para coser con su vieja Singer en el domicilio familiar, que no era otro que los sótanos de un edificio donde los cónyuges ejercían como porteros. De esta forma ella colaboraba también con sus pequeños ingresos en la maltrecha economía doméstica.

Máquina de coser Singer
Máquina de coser Singer.

A los cinco meses Maruxa dio a luz en el Hospital Clínico de Barcelona a Tonet, quien habría de ser, cuarenta años más tarde, uno de los más prestigiosos cirujanos del centro hospitalario donde nació.

Hospital Clínico de Barcelona.
Hospital Clínico de Barcelona.

Debido a su insuficiente nutrición Tonet fue un crío desgarbado y débil, que siempre tuvo algún problemilla de salud.

Como todos los niños catalanes de padres provenientes de otras regiones fue conocido en su barrio como el xarnego, tratamiento peyorativo con el que se calificaba a los hijos nacidos en Catalunya de padres inmigrantes.

Ya desde su tierna edad, Tonet destacó en los estudios. Fue un excelente compañero y tuvo siempre a su alrededor multitud de amigos.

Uno de ellos fue Joan, un muchacho de su edad, hijo de padres catalanes: Mariona y Jaume.

A pesar de que la madre de Joan siempre se dirigió a Tonet como el xarnego, a éste nunca le importó. Es más, siempre le pareció un apodo cariñoso, y más procediendo de la mamá de su mejor amigo.

Dado que el xarnego era un alumno aventajado solía reunirse asiduamente con Joan, en la casa de éste, para apoyarle y ayudarle en sus tareas escolares.

A Mariona, el hecho de que su hijo Joan recibiera la colaboración y consejos del xarnego nunca le gustó demasiado, pues ella consideraba a los foráneos como hijos de un dios menor.

El destino, en forma de infortunio, quiso que Tonet quedara huérfano de padre y madre poco antes de cumplir los doce años.

Mossén Josep, párroco de la iglesia de Sant Isidre, de la cual Tonet era monaguillo, le acogió en su casa durante su adolescencia y le costeó sus estudios universitarios hasta que el muchacho obtuvo una beca para viajar y estudiar en Estados Unidos.

Iglesia de Sant Isidre.
Iglesia de Sant Isidre.

El xarnego tuvo gran devoción, desde su infancia, por la virgen de Montserrat, la Moreneta patrona de Catalunya cuyo monasterio, en su edad juvenil, visitó hasta en cuatro ocasiones con sus amigos para postrarse a los pies de la virgen morena.

Monasterio de Montserrat.
Monasterio de Montserrat.

El recorrido lo efectuaba a pie desde donde residía en el barcelonés barrio de la Bordeta, hasta la Santa Cova de la montaña sagrada, lugar de peregrinación y máximo exponente religioso del sentimiento del pueblo catalán.

Barrio de la Bordeta (años 1940-50)
Barrio de la Bordeta (años 1940-50).
La Santa Cova
La Santa Cova.

Precisamente, en una de sus visitas al monasterio de Montserrat, su gran amigo Joan le compró y regaló al xarnego un pañuelo con la imagen de la Moreneta por el anverso y las cuatro barras símbolo de la Senyera (bandera catalana) y el escudo de Sant Jordi (patrón de Catalunya) por el reverso.

La Moreneta (Virgen de Montserrat).
La Moreneta (Virgen de Montserrat).
Senyera de Catalunya con el escudo de Sant Jordi.
Senyera de Catalunya con el escudo de Sant Jordi.

El tiempo llevó a Tonet y a su amigo Joan por senderos distintos. El xarnego se trasladó a Estados Unidos para terminar brillantemente sus estudios y sobresalir posteriormente en el campo de la medicina, en tanto que Joan, por su parte, se convirtió en un importante empresario de la construcción.

El insoportable calor de una tarde de julio azotaba el asfalto de la ciudad cuando el estrepitoso rugido de la sirena de una ambulancia rompía el silencio de las tranquilas calles de Barcelona en dirección al Hospital Clínico. En su interior Joan Casals, magnate del ladrillo y candidato a la presidencia del club más poderoso y prestigioso de la ciudad, el Fútbol Club Barcelona. Tras uno de los mítines de su campaña electoral, su corazón le había jugado una mala pasada.

Joan Casals
Joan Casals

La providencia quiso que, precisamente aquel día, al frente del equipo médico de Cardiología del Hospital Clínico se hallara el eminente cirujano doctor Antonio Frías, recientemente llegado de Estados Unidos.

Interior del Hospital Clínico de Barcelona.
Interior del Hospital Clínico de Barcelona.

La voz de la enfermera alertó al cuadro facultativo: “Acaba de ingresar en urgencias el señor Joan Casals, candidato a la presidencia del Barça.”

“Parece ser que hay que intervenirle rápidamente.”

Al quirófano acude, de inmediato, el doctor Frías.

Doctor Antonio Frías
Doctor Antonio Frías

– Tonet, xarnego amigo mío, ¡cuántos años! ¿Qué haces aquí? – exclamó Joan al ver al doctor Frías en el quirófano.

– Eso mismo te pregunto yo a ti, querido Joan, ¿qué te ha sucedido?

– Pues, al parecer, mi corazón no está soportando excesivamente bien el agobiante estrés de estos últimos días de campaña.

– No sabes, estimado Joan, cuánto me alegra verte después de tantos años, pero francamente me hubiera gustado hacerlo en otra situación. . . Por ejemplo, convertido en el flamante nuevo presidente del Barça. . .

Escudo del Fútbol Club Barcelona (Barça).
Escudo del Fútbol Club Barcelona (Barça).

– Perdón, doctor- interrumpe la enfermera- el paciente necesitará una transfusión sanguínea urgente del grupo AB factor Rh negativo. Como usted sabe muy bien es de difícil obtención y, en estos momentos, no poseemos existencias en el hospital.

– Pronto- ordena el doctor Frías a la enfermera- que acuda el doctor Guerra y que disponga todos los preparativos para la transfusión. Mi sangre corresponde exactamente a la que precisa el paciente. Rápido, no pierdan tiempo.

Doctor Guerra
Doctor Guerra

– Pero, doctor, usted sabe perfectamente que en estos momentos su estado de salud es precario. Ha tenido recientemente una intervención muy delicada y es muy temerario por su parte prestarse a una donación de sangre en sus actuales condiciones.

– Enfermera Elena, por favor, le ruego que no me discuta y haga lo que le he dicho. Nadie mejor que yo conoce el riesgo que asumo.

– De acuerdo, doctor. Voy a dar las instrucciones oportunas para que preparen el quirófano.

A los pocos segundos llega Mariona, la madre de Joan.

– Hijo, me han avisado que estás aquí. Ya te dije que te estabas tomando demasiado en serio estas elecciones.

Mariona, la madre de Joan.
Mariona, la madre de Joan.

– Mamá, sabes que el Barça ha sido siempre la gran ilusión de mi vida. . . Pero, mamá, la vida siempre nos sorprende con agradables sorpresas ¿no has reconocido al doctor que me va a asistir? Es nada más y nada menos que mi gran amigo Tonet, el xarnego ¿recuerdas?. . .

– Joan ¿no me dijiste hace años que el xarnego se había trasladado a la universidad de Louisville en Estados Unidos para completar sus estudios de medicina?

Universidad de Louisville.
Universidad de Louisville.

– Así es, mamá, pero al parecer volvió hace poco tiempo convertido en un eminente cardiólogo. ¡Qué suerte estar en manos de mi gran amigo Tonet!

Los dos quirófanos estaban preparados. En pocos momentos Joan Casals, según todas las encuestas futuro presidente del Club de Futbol Barcelona, la institución deportiva más importante de Catalunya, iba a recibir una transfusión de un grupo de sangre poco habitual.

Un tipo de sangre especial, muy difícil de conseguir. Por fortuna, la misma que la de su gran amigo de juventud, el xarnego Tonet, hoy convertido en el insigne doctor Frías.

– Elena – advirtió el doctor Frías a su enfermera – observará que en uno de los bolsillos de mi chaqueta hay un pañuelo con la imagen de la Moreneta en el anverso y las cuatro barras con el escudo de Sant Jordi por el reverso. Le ruego que durante la transfusión sostengamos el señor Casals y yo, por cada extremo, el pañuelo. Por favor, Elena, no lo olvide, es muy importante.

– Así se hará doctor, respondió la enfermera.

Poco tiempo después Joan descansaba en su habitación.

Las hábiles manos del galeno Guerra introduciendo un doble stent en el maltrecho corazón del futuro presidente del Barça y la donación sanguínea de su amigo, el doctor Antonio Frías, habían conseguido el resto.

Mariona, con los nudillos de los dedos de su mano derecha, dio dos golpecitos en la puerta de la sala de recuperación donde se encontraba el doctor Frías.
Desde el interior sonó la voz de Tonet: – ¡Adelante, pase!

– Hola doctor, ¿cómo te encuentras? He venido a darte las gracias por todo lo que has hecho por Joan. Ahora se encuentra descansando tranquilo, sabiendo que todo ha ido bien y que en un par de días ya estará prácticamente restablecido.

– Doctor, me enteré que Joan necesitaba una transfusión sanguínea muy difícil de conseguir. En ese momento sólo tú poseías la sangre de su mismo grupo. Luego supe que te habías brindado de forma desinteresada a realizar la transfusión, a riesgo de poner en peligro tu vida. Qué orgullosa desde el cielo se sentirá de ti, tu madre, Maruxa. . .

El doctor Antonio Frías le cogió la mano a Mariona diciéndole -Yo deseo ser siempre para usted Tonet el xarnego, ¿se acuerda? A pesar de la distancia no he podido olvidar nunca a Joan, mi mejor amigo. Todavía recuerdo cuando en una de las varias excursiones que hicimos al santuario de Montserrat me regaló un pañuelo, un precioso detalle que nunca olvidaré. La Senyera de Catalunya en el reverso y la Moreneta en el anverso me han acompañado siempre. Ese pañuelo, después de muchos años nos ha vuelto hoy a unir en un momento delicado. Le he pedido a la Virgen fervorosamente que todo saliera bien y Ella me ha escuchado, aunque claro, no podemos olvidar la inestimable ayuda de mi equipo de colaboradores con el cirujano Guerra al frente.

Tonet acercó a sus labios la mano que le había tomado a Mariona y la besó cariñosamente.

Al propio tiempo y mirándola con dulzura le dijo Tonet a la madre de su gran amigo: -Mariona ¿no se ha dado usted cuenta que desde hoy, y para siempre, Joan llevará en sus venas sangre xarnega?

– Es cierto, no había reparado en ello. Y todo por culpa tuya- respondió Mariona con una sonrisa de complicidad.

– Por cierto, Tonet, no te he preguntado nada sobre tu vida, tu estancia en Estados Unidos, tu carrera profesional. . .

– No se preocupe, Mariona, ahora que nos hemos reencontrado tendremos mucho tiempo para explicarnos nuestras vivencias. Lo importante es que todo ha salido bien, que Joan está fuera de peligro y que si Dios quiere el Barça de nuestros amores tendrá un presidente con ¡sangre xarnega!

– ¡Gracias, hijo mío; gracias, xarnego!

Mariona se acercó a Tonet y le besó en la frente.

Mientras por su rostro se deslizaban dos lágrimas de felicidad. . .

Catorce días más tarde, Joan Casals era proclamado nuevo presidente del Fútbol Club Barcelona.

Vista aérea del Camp Nou (Estadio del Fútbol Club Barcelona).
Vista aérea del Camp Nou (Estadio del Fútbol Club Barcelona).

Sirva este breve relato como homenaje póstumo a mis padres Ramón (jienense) y Florentina (lucense) con el emotivo recuerdo de este autor.

23

Celebraría ver algún día, en una localidad cualquiera de nuestra Catalunya, un monumento dedicado a la memoria de los xarnegos, los otros catalanes. . .

24

Ahí dejo el guante por si alguien tiene a bien recogerlo. . .

Anuncios

Un comentario sobre “XARNEGOS

    XARNEGOS « Blog de José Mª Serrano escribió:
    septiembre 1, 2015 en 12:15 pm

    […] Origen: XARNEGOS […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s