LA CASITA BLANCA

Posted on Actualizado enn

LA CASITA BLANCA

La Casita Blanca en 1960
La “Casita Blanca” en 1960

Si las paredes hablaran . . .

Hacía mucho tiempo que no transitaba por la avenida de Vallcarca (antiguamente del Hospital Militar).

 Puente de Vallcarca
Puente de Vallcarca

De jovencito, solía hacerlo algún domingo en compañía de mi hermano para saludar a mi madrina, que vivía en el barrio de El Coll, a los pies del Parc Güell por el que solíamos pasear.

 Parc Güell
Parc Güell
Era un viaje divertido y entretenido, que además nos abría el apetito para nuestro regreso a la hora del almuerzo.

Los medios de comunicación, a principios del año 2011, se hicieron eco de la expropiación y posterior derribo, por razones urbanísticas, de la “Casita Blanca” de la calle Bolívar, 2-4 (esquina calle Ballester y avenida de Vallcarca).

 El Periódico haciéndose eco de la noticia.
El Periódico haciéndose eco de la noticia.
 Las excavadoras derribando la emblemática Casita Blanca.
Las excavadoras derribando la emblemática “Casita Blanca”.

A pesar de ello, me ha sorprendido tristemente encontrarme ante un gran solar convertido en modesta plaza, con algunos bancos para sentarse y tomar el sol. Un mural pintado en la pared con una simple inscripción recuerda a los ciudadanos que en ese lugar existió la “Casita Blanca”, el meublé (hotel por horas para parejas) más antiguo de nuestra ciudad.

Mural pintado en el solar donde existió la
Mural pintado en el solar donde existió la “Casita Blanca”.
Una inscripción en el mural recuerda que, no hace muchos años, aquí existió la
Una inscripción en el mural recuerda que, no hace muchos años, aquí existió la “Casita Blanca”.

Mientras descanso mis posaderas en uno de sus bancos, continúo con la mirada absorta en el mural, pensando que durante casi cien años y hasta hace poco tiempo este edificio, exteriormente feo pero discreto y anónimo, fue el refugio y el nidito de amantes secretos. Por aquí desfilaron desde ministros y vedettes hasta actores y obreros de la construcción. Sin duda los muros, vestidos de terciopelo y anécdotas de sus 43 habitaciones, han sido discretos testigos mudos de encuentros clandestinos y amoríos furtivos.

 Acceso a las habitaciones.
Acceso a las habitaciones.
Fuente de la primera planta con el escudo o logo de la Casita Blanca en la piedra angular del arco.
Fuente de la primera planta con el escudo o logo de la “Casita Blanca” en la piedra angular del arco.
Escudo en la piedra angular del arco
Escudo en la piedra angular del arco

La historia de la “Casita Blanca” se remonta al año 1912, cuando la familia Sendra, de Vilafranca del Penedés (Barcelona), compró el inmueble para instalar un meublé.

Anteriormente había sido una marisquería donde en la primera planta se servían mejillones a la marinera y en la segunda existían habitaciones para que las parejas, tras el almuerzo, pudieran echar una siesta o disfrutar de otro tipo de placeres . . .

El nombre de “Casita Blanca” nació como consecuencia de la cantidad de sábanas y ropa blanca que se exhibían en el terrado del edificio secándose y compartiendo sus secretos de alcoba con el sol barcelonés.

Junto a los juegos de cama ondeó siempre una senyera (bandera catalana), testigo mudo del amor inconfesable de aquellos años.

La senyera
La senyera

Con el tiempo fue evolucionando hasta ganarse el respeto de la ciudad. La “Casita Blanca” se distinguía por su completa discreción y no se le pedía a nadie el Libro de Familia (obligatorio para registrase en los hoteles durante la represión franquista). Todo estaba estudiado para que las parejas pasaran totalmente inadvertidas. Desde la llegada en automóvil o taxi con un semáforo particular en la entrada del garaje (con cortinas de color naranja para resguardar los coches en el aparcamiento), hasta laberínticos circuitos de pasillos, puertas y luces indirectas para preservar que los visitantes pudieran ser vistos o reconocidos.

Entrada y salida del parking por la Avenida de Vallcarca
Entrada y salida del parking por la avenida de Vallcarca
Garaje con cortinas para preservar la identidad.
Garaje con cortinas para preservar la identidad.

Ningún cliente se cruzaba con otro. No faltaba ningún elemento en las habitaciones, desde espejos hasta una pizarra que iba anotando los resultados de los partidos de fútbol, para que los adúlteros maridos a su regreso a casa pudieran explicarles a sus esposas, las incidencias del partido del domingo. Incluso las mesitas de noche disponían de tres botones: el T para solicitar un taxi; el S para salir a pie y el C para llamar al camarero.

 Una de las habitaciones del meublé.
Una de las habitaciones del meublé.
 Otra de las habitaciones.
Otra de las habitaciones.
 La habitación del sarcófago del placer. Un inmenso mueble con una cama en su interior rodeada de grandes espejos.
La habitación del sarcófago del placer consistía en un inmenso mueble con una cama en su interior rodeada de grandes espejos.
Decoraciones de los salones.
Decoraciones de los salones.
Decoraciones de los salones.
Decoraciones de los salones.
 Los baños.
Los baños.

Algunas normas eran de obligado cumplimiento: no se podían hacer fotos ni pagar con tarjetas de crédito y la entrada estaba prohibida a los menores de 23 años así como a las parejas no heterosexuales.

Todos estos detalles hicieron de la “Casita Blanca” uno de los meublés más prestigiosos de su sector.
En sus cien años de existencia se comentaron, circularon y escribieron diversas leyendas de dudosa credibilidad, entre ellas el atraco a mano armada al local del maqui Quico Sabaté, algo que nunca fue confirmado.

 El maqui Quico Sabaté.
El maqui Quico Sabaté.

En el curso de una gran operación contra la prostitución en Barcelona, el régimen franquista (confundiendo el término burdel con casa de citas) ordenó en 1969, junto a setenta prostíbulos, la clausura de la “Casita Blanca”.

No obstante, reconocido el error en 1975 y casi coincidiendo con la desaparición del dictador Franco, el histórico meublé volvió a sus funciones con total normalidad hasta su definitiva desaparición en 2011.

Carles Balagué en el año 2002 llevó al cine la película “La Casita Blanca” (La ciudad oculta).

Carles Balagué
Carles Balagué
 Cartel de la película
Cartel de la película “La Casita Blanca” (2002)

Posteriormente, en 2011, también lo hizo Silvia Munt con el título “Meublé” (La Casita Blanca).

Silvia Munt
Silvia Munt
Cartel de la película
Cartel de la película “Meublé” (2011)

Ambas películas, inspiradas en la historia del emblemático meublé.

Con la desaparición de la “Casita Blanca” murió un importante episodio de la Barcelona clandestina y velada de nuestro último siglo.

Sentarnos tranquilamente de vez en cuando en un banco, a recordar, es un ejercicio muy recomendable que deberíamos practicar más a menudo, porque sin duda recordar es volver a vivir.

Bueno, como ya he cumplido con la recomendación, levanto mis posaderas del banco para continuar mi paseo, no sin antes dedicarle una nostálgica mirada de despedida al mural que nos recuerda que ahí, no hace muchos años existió la entrañable “Casita Blanca”.

Mural de la
Mural en el solar donde estuvo ubicada la “Casita Blanca”
 La
La “Casita Blanca” (año 2000)

Ah!, pero hablando de recordar, en 1975, Joan Manel Serrat en su album “Para piel de manzana” dedicó su canción “La Casita Blanca”, al meublé más famoso y antiguo de Barcelona y seguramente de toda España.

Un local concebido para que las parejas pudieran dar veladamente rienda suelta a su amor  . . .

   ¿ clandestino ?       

                                                  

Anuncios

2 comentarios sobre “LA CASITA BLANCA

    Mª Asuncion Baliellas escribió:
    mayo 29, 2016 en 6:20 pm

    Es verdad lo que narras. Yo he vivido 40 años enfrente de la Casilta blanca hy es verdad que el jardin que han puest0 en el solar es penoso, hubideran podido esmerarse más y que no los vecinos van a tomar el sol ahi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s