Mes: febrero 2016

GATO PÉREZ

Posted on Actualizado enn

GATO PÉREZ

Caricatura del “Gato Pérez”.

¡El renovador de la rumba catalana era argentino! . . .

Un porteño-barcelonés
Javier Patricio Pérez Alvárez, un porteño-barcelonés.

Voy a referirme de forma muy sucinta a la figura del Gato Pérez.

Se llamaba Javier Patricio Pérez Álvarez y nació en Buenos Aires (Argentina) el 11 de abril de 1951.

2 - Avenida 9 de julio, al fondo el Obelisco (Buenos Aires)
Avenida 9 de julio, la más ancha del mundo. Al fondo, el Obelisco. (Buenos Aires-Argentina).

Sus abuelos paternos eran asturianos y riojanos. Los maternos de León y Burgos.

En 1966 viajó en compañía de su madre a Catalunya donde les esperaba su padre que, tiempo antes, se había trasladado a Barcelona.

Vista nocturna de Barcelona
Vista nocturna de Barcelona.

Javier cursó estudios en el Colegio Pare Manyanet y en el Instituto Menéndez y Pelayo de la ciudad condal.

Colegio Pare Manyanet
Colegio Pare Manyanet de Barcelona.
 Instituto Menéndez y Pelayo
Instituto Menéndez y Pelayo de Barcelona.

Pero este argentino llevaba la música de la salsa en su sangre y fue por ello que, cuando terminó sus estudios de bachillerato, se plantó en Londres con el propósito de ofrecer sus servicios en alguna empresa discográfica. La fortuna no le acompañó y tuvo que regresar a Catalunya.

Londres (Casas de parlamento y el Big Ben en Westminster sobre el río Támesis)
Londres (Casas del Parlamento en Westminster y el Big Ben  sobre el río Támesis).

Desde su retorno a Barcelona se sintió atraído por la rumba catalana, un estilo de música relegada pero claramente barcelonesa que practicaban, desde los años 1950, los músicos gitanos residentes en los barrios de Gracia, Hostafrancs  y el Raval.

Tras la muerte del dictador Franco, a mediados de los años 70,  la Barcelona musical entró en declive. Por aquel entonces Javier empezó a colaborar con músicos de bandas de tipo jazz-rock como Slo-Blo, primer grupo que actuó en la mítica ya desaparecida sala Zeleste de Barcelona (actualmente Razzmatazz) y Secta Sónica (formada con algunos músicos del conjunto anterior) cuya música se dio en denominar “onda layetana”.

Sala Razzmatazz (antigua Sala Zeleste)
Sala Razzmatazz (antigua Sala Zeleste).
Secta Sónica con el Gato Pérez, en segunda fila (1976)
Secta Sónica con el “Gato Pérez”, en segunda fila (1976).

Los comienzos de Javier fueron más bien como bajista, antes que como guitarrista y cantante.

Su cara en forma de ensaimada y  sus rasgos mininos hicieron que en el mundo de la profesión pronto se le conociera como el Gato.

El “Gato Pérez” (1972).

No fue hasta 1977 cuando empezó a indagar en el género de la rumba catalana y poco más tarde publicó en solitario sus dos primeros trabajos: Carabruta, en 1978, y Romesco, en 1979. A estos dos álbumes les siguió Atalaya, en 1980, sin duda el más comercial y popular.

 Carabruta (1978)
Carabruta (1978).
Romesco (1979)
Romesco (1979).
Atalaya (1980)
Atalaya (1980).

Sus siguientes trabajos discográficos: Prohibido maltratar a los gatos y Flaires de Barcelunya, en 1982, según sus propias palabras, fueron compuestos  “bajo los efectos del agua mineral”.

Prohibido maltratar a los gatos (1982)
Prohibido maltratar a los gatos (1982).

El Gato alternaba las letras de sus canciones en castellano y en catalán. Cabe citar como anécdota que, desoyendo el veto que le había impuesto la firma discográfica Emi de cantar en catalán, hizo el disco Flaires de Barcelunya  completamente en su lengua de adopción.

Flaires de Barcelunya (1982)
Flaires de Barcelunya (1982).

Cuando, debido a la pujanza de la “movida madrileña”, la rumba catalana no pasaba por sus mejores momentos, el Gato Pérez  fue considerado como su gran innovador ya que la modificó y dotó de un aire distinto inyectándole un suave estilo salsero.

Su secreto no fue otro que lograr combinar el rock y el bolero con la rumba, unido a la poética originalidad de las letras de sus canciones.

Gato Pérez, el poeta de la rumba catalana
Gato Pérez, el poeta de la rumba catalana.

Las canciones Rumba de Barcelona, La rumba de los 60, Gitanitos y morenos, Se fuerza la máquina, y El Ventilador, entre otras, merecen un lugar destacado en su discografía rumbera.

 

Para evadirse de los agobios de la  ciudad y poder centrarse en los problemas de la gente de Catalunya, en la que se sentía plenamente integrado, eligió para vivir la bonita población de Caldes de Montbui, a 30 kilómetros aproximadamente  de la gran metrópoli.

Vista panorámica de Caldes de Montbui, famosa por sus fuentes de aguas termales.

Esa percepción más serena y real se reflejó siempre en las letras de sus canciones, que contenían críticas a la discriminación y a los conflictos sociales.

El Gato Pérez fue siempre una persona de salud delicada. Sus problemas cardíacos, combinados con la fatiga y el alcohol, motivaron que en 1981 sufriera una embolia que afortunadamente superó sin mayores consecuencias.

No obstante, a resultas de su siempre deteriorada y precaria salud, el 18 de octubre de 1990 le sobrevino un infarto de miocardio, que le causó la muerte a la temprana edad de 39 años en su domicilio de Caldes de Montbui.

Caldes de Montbui (Font del Lleó, 74ºC)
Caldes de Montbui (Font del Lleó, 74ºC).

La profesión musical le brindó numerosos homenajes y el director cinematográfico Ventura Pons, que en su día le había encomendado la banda sonora de su película “La rubia del bar” de 1986, dirigió “El gran Gato” un documental musical en homenaje al ilustre artista.

La rubia del bar (1986)
La rubia del bar (1986).
 El Gran Gato (2002)
El Gran Gato (2002).

En el cruce de las calles de Josep Torres y de Tagamanent, cerca de la plaza Raspall, en el popular barrio de Gracia de Barcelona, figura una pequeña plaza con su nombre y una placa dedicada a su memoria.

Plaza del Raspall, historico lugar de encuentro de la comunidad gitana del barrio de Gracia de Barcelona
La plaza del Raspall, historico lugar de encuentro de la comunidad gitana del barrio de Gracia de Barcelona.
Plaza de Gato Pérez en el popular barrio graciense de Barcelona
Plaza de “Gato Pérez” en el popular barrio graciense de Barcelona.
Plaza de Gato Pérez
Plaza de “Gato Pérez”.
Unió Gitana de Gràcia al Gato Pérez (Mayo 1998)
Unió Gitana de Gràcia al “Gato Pérez” (Mayo 1998).

También  en la plaza del Poble Romaní (pueblo gitano) una placa, situada sobre la única  chimenea que se conserva del siglo XIX perteneciente a la antigua fábrica textil “El Vapor Nou”, recuerda a este barcelonés de origen argentino.

Placa en memoria del “Gato Pérez” en la plaza del Poble Romaní.
Chimenea del siglo XIX de la fábrica textil "El Vapor Nou"
Chimenea del siglo XIX de la fábrica textil “El Vapor Nou”.

Al Gato Pérez le recordaremos siempre por canciones tan populares como: El ventilador, La rumba de Barcelona, Gitanitos morenos ó Se fuerza la máquina, entre muchas otras.

El pasado 18 de octubre de 2015 se cumplió el 25º aniversario del fallecimiento de Javier el Gato Pérez. Con tal motivo se celebraron homenajes en su recuerdo en localidades de Caldes de Montbui donde vivió y murió, Sentmenat cuyo cementerio siempre le cautivó y eligió para ser enterrado, y La Floresta, entre otros lugares.

Cementerio de Sentmenat.
En este nicho reposan los restos de Gato Pérez
Aqui reposan los restos mortales de Javier-Patricio, el “Gato Pérez”.

Con esta escueta semblanza a la persona de Javier Patricio Pérez Álvarez, el Gato Pérez, quiero rendir tributo de admiración al músico porteño que, con  su sombrero panamá y sus inolvidables estribillos de aire latino, relanzó la rumba catalana.

Gato Perez en El Born de Barcelona durante las fiestas de la Mercè
“Gato Perez” en El Born de Barcelona durante las fiestas de La Mercè.

Fue un cronista que amaba a Catalunya y a su querida Barcelona a la que dedicó alguna de las letras de sus canciones como en Barca, cielo y ola.

Un rumbero, rey de su estilo, que de forma totalmente inmerecida se mantuvo siempre en un discreto segundo plano, aunque para muchos de nosotros fue un artista total. . .