SER POBRE EN PLASENCIA

Posted on Actualizado enn

SER POBRE EN PLASENCIA . . .

 

PLASENCIA (Murallas)
Plasencia (Murallas)

 

A pesar de ser unos empedernidos viajeros, por motivos familiares mi esposa y yo hacía cerca de cinco años que no efectuábamos desplazamientos de larga distancia, llámese por ejemplo tomar un avión o viajar a más de cien kilómetros de nuestra residencia.

 

Obviamente, siempre nos ha seducido a ambos el conocer diferentes lugares, así como los diferentes hábitos y tradiciones de  sus gentes. 

 

A mí, sobre todo a modo particular, me encanta visitar nuevamente sitios que conocí antaño para comprobar su evolución en el tiempo. 

 

Algo así ocurrió cuando le propuse a mi consorte visitar la preciosa comunidad autónoma de Extremadura.

 

BANDERA DE EXTREMADURA
Bandera de Extremadura

 

En principio se mostró indecisa. La comprendí, porque aunque Extremadura es una joya, en términos culturales y turísticos, inexplicablemente todavía no se le ha hecho justicia ni se la ha sabido promocionar. Incluso hasta me atrevería a asegurar que anualmente recibe más visitas de turistas extranjeros que nacionales.

 

ESCUDO DE ESTREMADURA
Escudo de Extremadura

 

Cuando uno va a Extremadura y recorre el casco histórico y los monumentos de sus poblaciones está reviviendo, sin duda alguna, una buena parte de las antiguas civilizaciones de la humanidad.

 

Extremadura está compuesta por las dos provincias más extensas de España, Cáceres y Badajoz.

 

 Ubicación de Extremadura en el mapa de España.
Ubicación de Extremadura en el mapa de España.

 

En ella nacieron conquistadores del Nuevo Mundo como Francisco Pizarro, Francisco de Orellana, Hernán Cortés, Pedro de Valdivia y Vasco Núñez de Balboa, entre otros.

 

Francisco Pizarro González, (Trujillo, Cáceres, 1478 - Lima, 1541), conquistador de Perú.
Francisco Pizarro González, (Trujillo, Cáceres, 1478 – Lima, 1541), conquistador de Perú.

 

Francisco de Orellana,(Trujillo,Cáceres, 1511- Río Amazonas, 1546), descubridor del río Amazonas.
Francisco de Orellana,(Trujillo,Cáceres, 1511- Río Amazonas, 1546), descubridor del río Amazonas.

 

Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano, (Medellín, Badajoz 1485 - Castilleja de la Cuesta, Sevilla, 1547), conquistador de México.
Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano, (Medellín, Badajoz 1485 – Castilleja de la Cuesta, Sevilla, 1547), conquistador de México.

 

Pedro de Valdivia, (Villanueva de la Serena, Badajoz, 1497- Tucapel, actual Chile, 1553), conquistador de Chile.
Pedro de Valdivia, (Villanueva de la Serena, Badajoz, 1497- Tucapel, actual Chile, 1553), conquistador de Chile.

 

Vasco Núñez de Balboa, (Jerez de los Caballeros, Badajoz, 1475 - Acla, actual Panamá, 1519),descubrió el Océano Pacífico.
Vasco Núñez de Balboa, (Jerez de los Caballeros, Badajoz, 1475 – Acla, actual Panamá, 1519),descubrió el Océano Pacífico.

 

La cuestión es que convencí a mi esposa de que Extremadura era diferente, sorprendente y que respiraba historia por sus cuatro costados. En definitiva, Extremadura, le dije: “te enamorará”, del mismo modo que lo hizo conmigo cuando la visité hace algo más de treinta años, por primera vez.

 

No se hable más, dicho y hecho.

 

Un martes de febrero, un avión despegaba del aeropuerto de Barcelona con mi esposa y yo a bordo. Destino: Sevilla, la graciosa y preciosa ciudad hispalense, capital de la comunidad autónoma de Andalucía.

 

Nada más aterrizar en el aeropuerto de Sevilla-San Pablo alquilamos un coche que previamente habíamos reservado.

 

Sin pérdida de tiempo, tomamos la autovía Ruta de la Plata (A-66) que actualmente cubre el trayecto entre Gijón (Asturias) y Sevilla. Debe su nombre a la Vía de la Plata, ruta de trazado más corto que los romanos construyeron entre Mérida (Augusta Emérida) y Astorga, León (Astúrica Augusta).

 

Vía de la Plata, (su recorrido era de 470 km entre Augusta Emérita, Mérida, y Asturica Augusta, Astorga)
Vía de la Plata, (su recorrido era de 470 km entre Augusta Emérita, Mérida, y Asturica Augusta, Astorga)

 

Cabe señalar que se trata de una autovía gratuita, impoluta y  perfectamente cuidada y señalizada.

 

Nuestra primera intención era desplazarnos, en poco menos de tres horas de coche, desde el aeropuerto de Sevilla hasta Plasencia, Cáceres, situada en el norte de la comunidad extremeña, y desde allí iniciar el descenso hacia el sur, visitando las principales localidades de interés.

 

No obstante, al llegar a la altura de Plasencia, sin dejar la Ruta de la Plata y dado que estábamos a una hora y muy poquito de la bella ciudad de Salamanca, a mi esposa se le ocurrió la brillante idea de almorzar allí y de paso hacer un rápido recorrido por su Plaza Mayor, La Universidad, la Catedral, La Casa de las Conchas, el Puente Romano . . .

 

 Salamanca, (Plaza Mayor)
Salamanca, (Plaza Mayor)

 

La idea me encantó y hete aquí que, al cabo de poco tiempo, nos encontrábamos ambos almorzando en un restaurante de la Plaza Mayor, sin duda una de las más bellas del mundo.

 

Después del almuerzo, dedicamos un par de horas para recorrer a pie los históricos rincones de la bella ciudad  salmantina.

 

Salamanca, (Casa de las Conchas)
Salamanca, (Casa de las Conchas)

 

Apenas a una hora de distancia de  Salamanca, en el Valle del Ambroz, se encuentra la preciosa localidad de Hervás, Cáceres,  famosa por su judería. Parada ineludible, que efectuamos con sumo placer. Una preciosidad.

 

Hervás, Cáceres, (Barrio judío)
Hervás, Cáceres, (Barrio judío)

 

Por esa zona nos quedó pendiente de visitar el valle del Jerte, famoso por la bella contemplación de sus cerezos en flor. Desgraciadamente, nuestro viaje no coincidió con la época de la floración, así que decidimos no desplazarnos hasta el lugar, máxime cuando nos dijeron que los accesos al valle se hallaban intransitables por la nieve.

 

Así pues, desde Hervás, proseguimos ruta hasta Plasencia donde hicimos noche, tras un primer activo día de viaje.

 

El siguiente día por la mañana nos dedicamos a visitar Plasencia, situada al norte de la comunidad extremeña. Desde la fundación de la ciudad la muralla protege su monumental casco antiguo, donde destacan, entre otros, la Catedral Vieja de estilo románico y la Catedral Nueva de estilo gótico. Alrededor de la Plaza Mayor se encuentran varios palacios e iglesias interesantes para visitar.

 

En las afueras de la muralla pueden admirarse puentes y jardines, como por ejemplo, su acueducto, uno de los monumentos más representativos de la ciudad, o el Parque de los Pinos, en el que conviven pavos reales y patos en un ambiente encantador de gran belleza.

 

Plasencia, (Parque de los Pinos)
Plasencia, (Acueducto)

 

Por la tarde, después de almorzar en un restaurante típico de la localidad, nos dimos una vuelta por el casco antiguo. Casi sin darnos cuenta fuimos a dar con nuestras posaderas en un banco de la Plaza Mayor donde, a excepción de las campanadas que da el abuelo Mayorga, un autómata situado en la torre del reloj del edificio del Ayuntamiento, se disfruta de una calma que siempre se agradece después de una ajetreada mañana.

 

Plasencia, (Plaza Mayor)
Plasencia, (Plaza Mayor)

 

Al poco rato se nos acercó un señor de unos cincuenta años, de buen ver y correctamente ataviado con ropa de un nivel muy aceptable, a juzgar por las marcas que exhibía en su vestimenta.

 

“Buenas tardes, señor”, me saludó, dirigiéndose a mí. “Buenas tardes”, le respondí. “¿Podría darme cincuenta céntimos?”

 

Entre perplejo y sorprendido se me ocurrió decirle, “¿Me los podría dar usted a mí?”

 

“Es que yo soy pobre y todos mis clientes diariamente me dan cincuenta céntimos”, apostilló.

 

Sin poder salir de mi desconcierto le contesté: “Disculpe, señor, yo le veo a usted bien mantenido y muy bien vestido, ¿a quiénes se refiere usted al mencionar la palabra clientes?”

 

Antes de responder, mi interlocutor sacó del bolsillo derecho de su pantalón un paquete de  de cigarrillos de una conocida marca de importación y, prendiendo fuego a uno de ellos con un bonito encendedor de diseño, respondió: “Yo dispongo de una relación de clientes habituales, como tiendas, bares y restaurantes, entre otros, donde diariamente me dan cincuenta céntimos, amén de los visitantes ocasionales y turistas que, como usted, suelen pasear por la ciudad.”

 

Confundido, le comenté: “Pues, mire usted, por su apariencia, no me parece que sea usted pobre, más bien todo lo contrario y permítame una sugerencia jocosa: ¿Por ventura, no necesitaría usted un socio, como yo, para poder ampliar el negocio?”

 

 En ese instante sonó el timbre de un teléfono móvil y el tipo sacó del bolsillo izquierdo de su pantalón un iPhone de última generación. Si no lo veo, no me lo creo. Dirigiéndome a él mientras se distanciaba, le dije: “¿Pero cómo puede ser?  ¡Un pobre de muy buen ver, vestido con ropa de calidad, fumando cigarrillos de marca, utilizando un móvil que para mí quisiera yo y con un patrimonio de clientes solventes de cincuenta céntimos diarios!”

 

“Oiga, oiga, no se vaya todavía, dígame por favor: ¿Cómo se consigue vivir en Palencia con este lujo, siendo pobre?”

 

Obviamente, mi pregunta  no obtuvo respuesta. El hombre se fue alejando de la Plaza Mayor hablando a través de su iPhone y yo me quedé  sin poder satisfacer mi curiosidad.

 

El abuelo Mayorga, con sus cinco campanadas, me liberó de mi perplejidad.

 

Plasencia, (El abuelo Mayorga, muñeco articulado que da las horas en el reloj del Ayuntamiento de la Plaza Mayor)
Plasencia, (El abuelo Mayorga, muñeco articulado que da las horas en el reloj del Ayuntamiento de la Plaza Mayor)

 

Había llegado el momento de proseguir nuestro periplo por tierras extremeñas. Nos esperaba Cáceres, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 26 de noviembre de 1986, y hacia allí nos dirigimos.

 

Un poquito más de una hora fue el tiempo que empleamos en llegar a Cáceres, por la autovía Ruta de la Plata.

 

Aprovechamos la caída de la tarde para pasear por el casco antiguo y contemplar la majestuosa Plaza Mayor, totalmente iluminada.

 

15 Cáceres, (Plaza Mayor)

 

Durante la mañana del día siguiente dimos nuevamente un paseo por la Plaza Mayor y desde allí recorrimos las callejuelas medievales que nos llevaron a la Torre de Bujaco, el Arco de la Estrella y la Concatedral de Santa María, entre otros monumentos históricos de gran interés cultural.

 

Después de almorzar emprendimos la ruta hacia Trujillo, Cáceres, donde llegamos al cabo de una hora.

 

Dado que nuestro hotel se hallaba ubicado en pleno centro histórico, aprovechamos la tarde para visitar su indescriptible Plaza Mayor, presidida por la estatua ecuestre de Francisco Pizarro; la iglesia de Santa María La Mayor; la Iglesia de San Martin y las callejuelas del casco antiguo.

 

Trujillo, (Plaza Mayor)
Trujillo, (Plaza Mayor)

 

Como sucede con Cáceres, la ciudad de Trujillo alberga un importante conjunto histórico estructurado en torno a su Plaza Mayor.

 

A la mañana siguiente continuamos nuestro periplo trujillano visitando el Palacio de los Orellana-Pizarro, la Casa Museo de Pizarro y el Castillo, desde donde se divisa una espectacular panorámica de la ciudad.

 

Antes de iniciar nuestra siguiente etapa volvimos a la monumental Plaza Mayor para almorzar en uno de sus restaurantes y recrear  de nuevo nuestra mirada en la figura del conquistador Pizarro, el Ayuntamiento Viejo (hoy Palacio de Justicia), y las casas blasonadas y palacetes que la rodean.

 

Un único reproche: es una pena que permitan aparcar vehículos en el interior de la plaza, porque resta esplendor y lucimiento al encanto y belleza de la misma.

 

Dejamos la provincia de Cáceres para dirigirnos, en el norte de Badajoz, hacia la preciosa ciudad de Mérida, capital de Extremadura desde 1983 y  considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1993 por los numerosos edificios y monumentos que conserva de la época romana.

 

Una hora fue el tiempo que invertimos en trasladarnos de Trujillo a Mérida.

 

Ante todo hay que decir que Mérida fue, sin duda, la guinda del pastel de nuestro viaje por tierras extremeñas. Una verdadera joya.

 

Posee un importante patrimonio arqueológico que puede apreciarse en cualquier lugar de la ciudad.

 

 

Espero recordar los lugares más importantes que hemos visitado: Plaza de España, Puente de Lusitania, Templo de Marte, Basílica de Santa Eulalia, Concatedral de Santa María, Acueducto de los Milagros, Arco de Trajano, Pórtico del Foro, Alcazaba árabe, Puente romano, Templo de Diana y por último el Anfiteatro e impresionante Teatro Romano.

 

Mérida, (Teatro romano)
Mérida, (Teatro romano)

 

Mérida nos trasladó en el tiempo. Todo es espectacular y en perfecto estado de conservación. Parece como si en cualquier momento tuvieras que cruzarte con una legión militar, un tribuno, un centurión o una cuadriga.

 

Una vez despertados del sueño, la realidad nos dijo que teníamos que proseguir con nuestro viaje. Así pues, sin salir de la provincia de Badajoz, continuamos nuestra ruta hasta la bella población de Zafra.

 

Cuarenta y cinco minutos empleamos en desplazarnos desde Mérida hasta Zafra, por la autovía Ruta de la Plata.

 

Zafra es uno de los municipios más importantes de la provincia y por su estratégica situación es un nudo de comunicación entre Badajoz, Mérida, Huelva, Sevilla y Córdoba.

 

En Zafra tuvimos ocasión de recorrer sus callejuelas antiguas y visitar la Iglesia de la Candelaria, La Plaza Chica, La Plaza Grande, la Casa de Ajimez, así como también el Palacio de los Duques de Feria (actual Parador de Turismo).

 

Zafra, Badajoz, (Palacio de los Duques de Feria - actual Parador de Turismo)
Zafra, Badajoz, (Palacio de los Duques de Feria – actual Parador de Turismo)

 

Desde la bonita localidad de Zafra nos desplazamos hasta Jerez de los Caballeros, Badajoz, donde llegamos al cabo de cuarenta minutos.

 

Hay que reconocer que Jerez de los Caballeros fue la gran sorpresa del viaje, pues nos maravilló inesperada y muy gratamente. Se trata de una localidad que respira historia por los cuatro costados y que, gracias a sus edificios y  monumentos, ha sido declarada Conjunto Artístico Monumental.

 

Por este lugar desfilaron fenicios, romanos, árabes y cristianos. No obstante, fueron los Caballeros de La Orden del Temple los que dejaron su impronta y su huella en el suroeste extremeño y, más concretamente, en Jerez de los Caballeros.

 

 

Tuvimos ocasión de admirar en esta encantadora población su casco antiguo, la Puerta de Burgos, la Torre de San Miguel Arcángel, la Iglesia de San Bartolomé, la Alcazaba, la iglesia de Santa María y la Fortaleza de los Templarios, entre otros.

 

 Jerez de los Caballeros, (Puerta de Burgos)
Jerez de los Caballeros, (Puerta de Burgos)

 

Desde Jerez de los Caballeros nos trasladamos a Sevilla en algo menos de un par de horas.

 

En la ciudad andaluza nos quedamos dos días disfrutando de las maravillas que siempre te ofrecen el embrujo de la capital andaluza y la simpatía y gracejo de sus gentes.

 

Sevilla, (El río Guadalquivir y la Torre del Oro)
Sevilla, (Torre del Oro y río Guadalquivir)

 

De regreso a Barcelona, mi esposa me comentó en el avión: “Tenías razón, Extremadura es preciosa y he disfrutado mucho el viaje.”

 

 “Me alegro de que te haya gustado, ya te lo advertí, es una joya, le respondí, pero ¿sabes? En este momento me estaba acordando de aquel pobre que se nos acercó en la Plaza Mayor de Plasencia, ¿recuerdas? . . .”

 

“Me dejó con la incógnita de saber cómo diablos se organiza para vivir tan bien, siendo un sencillo y modesto pobre . . .”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s