BENITO PÉREZ GALDÓS

Posted on

BENITO PÉREZ GALDÓS

EL MEJOR NOVELISTA QUE TUVO ESPAÑA DESPUÉS DE CERVANTES . . .

Benito Pérez Galdós
Benito Pérez Galdós

No es tarea fácil para este humilde contador de historias, resumir en pocas líneas la vida, la trayectoria humana y la gran obra de este irrepetible novelista, que además de gran dramaturgo y cronista fue también político.

Benito Mª de los Dolores Pérez Galdós, como así se llamó el más universal de los escritores canarios, nació en la calle Cano nº 6 del popular barrio de Triana de las Palmas de Gran Canaria, el día 10 de mayo de 1843, en el seno de una familia de clase media.

Casa natal del escritor
Casa natal del escritor
Calle Cano número 6 de Las Palmas de Gran Canaria.
Calle Cano número 6 de Las Palmas de Gran Canaria.
Las Palmas de Gran Canaria
Las Palmas de Gran Canaria

Su bautizo tuvo lugar en la Iglesia de San Francisco de Asís.

Iglesia de San Francisco de Asís
Iglesia de San Francisco de Asís

Fueron sus padres Sebastián Pérez Macías, coronel del ejército (que marchó a la península en 1809 con los granaderos canarios, a las órdenes de Juan María de León, para combatir contra las fuerzas de Napoléon) y María Dolores Galdós Medina, natural de Azcoitia (Vizcaya), una dama de fuerte carácter e hija de un antiguo secretario de la Inquisición.

Benito fue el menor de los diez hijos que tuvo el matrimonio. Recibió una educación rígida y religiosa. Cursó los estudios de Secundaria en el Colegio de San Agustín en Vegueta, donde ingresó en 1852, destacando por su facilidad para el dibujo y su excelente memoria. En el Instituto Provincial de La Laguna (Tenerife), en 1862, obtuvo el título de bachiller en Artes.

Antiguo Instituto Provincial de La Laguna (Tenerife)
Antiguo Instituto Provincial de La Laguna (Tenerife)

Ese mismo año se trasladó a Madrid al objeto de estudiar Derecho, carrera que abandonó poco después para dedicarse a la literatura.

Desde muy joven contactó con el liberalismo, cuya doctrina le sirvió para iniciar sus primeros pasos en la carrera política.

El jóven Galdós en 1863.
El jóven Galdós en 1863.

Sus hermanos mayores, Sebastián y Domingo, emigraron a América. Este último fue padrino de Benito, por lo que su mujer Magdalena Hurtado de Mendoza ejerció de madrina y protectora de los primeros inicios literarios de Benito en Madrid. Su hermano  Ignacio, al igual que su padre, siguió la carrera de las armas, llegando a ser gobernador militar de Santander y de Canarias. Carmen se casó con Ambrosio Hurtado de Mendoza, hermano de Magdalena. Años más tarde ambas, al enviudar, se trasladaron a Madrid para vivir junto a Benito hasta su muerte.

Magdalena Hurtado de Mendoza
Magdalena Hurtado de Mendoza
 General Ignacio Pérez Galdós, hermano de Benito.
General Ignacio Pérez Galdós, hermano de Benito.

En la universidad de Madrid conoció al fundador de la Institución Libre de Enseñanza Francisco Giner de los Ríos quien le animó a escribir.

Francisco Giner de los Ríos fundador de la Institución Libre de Enseñanza.
Francisco Giner de los Ríos fundador de la Institución Libre de Enseñanza.

Desde entonces frecuentó las reuniones de escritores y filósofos que se realizaban bajo el nombre de Tertulia Canaria, asistió a representaciones teatrales y  visitó frecuentemente el Café de la Iberia, la Cervecería Inglesa, el antiguo Café de Levante o el  viejo Ateneo de la calle de la Montera para leer a los principales narradores europeos en inglés y francés.

El antiguo Café de Levante
El antiguo Café de Levante
El desaparecido Ateneo de la calle de la Montera.
El desaparecido Ateneo de la calle de la Montera.

Fue en dicha institución donde conoció, durante una de sus conferencias, al novelista y crítico asturiano Leopoldo Alas y Ureña “Clarín”. Su encuentro fue el inicio de una duradera amistad.

 Leopoldo Alas y Ureña " Clarin"
Leopoldo Alas y Ureña   “Clarin”

Empezó su andadura como redactor meritorio en el año 1865, en los periódicos La Nación y El Debate así como en la Revista del Movimiento Intelectual de Europa.

El 10 de abril de 1865 asistió a los terribles sucesos de la Noche de San Daniel y cita textualmente en sus “Memorias de un desmemoriado”: “Presencié, confundido con la turba estudiantil, el escandaloso motín de la noche de San Daniel y en la Puerta del Sol me alcanzaron algunos linternazos de la Guardia Veterana, y en el año siguiente, el 22 de junio, memorable por la sublevación de los sargentos en el cuartel de San Gil, desde la casa de huéspedes, calle del Olivo, en que yo moraba con otros amigos, pude apreciar los tremendos lances de aquella luctuosa jornada. Los cañonazos atronaban el aire . . .  Madrid era un infierno”.

 La Noche de San Daniel en la Puerta del Sol de Madrid.
La Noche de San Daniel en la Puerta del Sol de Madrid.

Ya en calidad de periodista acudió al año siguiente al pronunciamiento de los sargentos del cuartel de San Gil.

Fusilamiento de 66 sargentos del cuartel de San Gil (año 1866)
Fusilamiento de 66 sargentos del cuartel de San Gil (año 1866)

Un año después viajó por vez primera al extranjero, como corresponsal en París, para informar sobre la Exposición Universal.

Sus continuas faltas de asistencia a las clases de Derecho, motivadas por su dedicación al periodismo y a la literatura, provocaron que la universidad le diera definitivamente de baja la matrícula.

En 1870 publicó su primera novela  “La fontana de oro”, escrita entre 1867 y 1868.

Manuscrito de "La fontana de oro"
Manuscrito de “La fontana de oro”

A continuación en 1871 publicó “La sombra”, que había ido apareciendo por entregas a partir de noviembre de 1870, en La Revista de España dirigida por José Luis Albareda y más tarde entre febrero de 1872 y noviembre de 1873 por el propio Galdós.

A partir de 1872 Pérez Galdós empezó a pasar los veranos en Santander (Cantabria), lejos de los tórridos estíos madrileños. Tan bien se encontró en la bella ciudad montañesa que se compró la confortable finca de San Quintín  en la selecta zona  de El Sardinero.

Finca de San Quintín en Santander
Finca de San Quintín en Santander
Playas de El Sardinero (Santander)
Playas de El Sardinero (Santander)

Trabajando como articulista en La Nación, en 1872 Galdós publicó su artículo “Observaciones sobre la novela contemporánea en España”. Poco después de la muerte de su padre y seguramente inspirado en los relatos de guerra que siempre le había explicado de niño, Galdós inició la redacción de la primera serie de los “Episodios Nacionales”. Una obra compuesta por 46 episodios en cinco series de diez novelas cada una (salvo la última que quedó inacabada). Se inicia con  “Trafalgar” en 1873 y concluye, en 1912, con la “Restauración borbónica en España”.  

"Trafalgar", primero de los Episodios Nacionales, (portada de la edición de Hernando en 1935)
“Trafalgar”, primero de los Episodios Nacionales, (portada de la edición de Hernando en 1935)

Esta obra novelística constituye una de las más importantes de la literatura española de todos los tiempos. Pérez Galdós recorrió España para conocerla bien, viajando en vagones de tren de tercera clase, conviviendo con la miseria del pueblo y hospedándose en las más humildes posadas.

En ese mismo período de tiempo escribió novelas como “Doña Perfecta” de 1876 o “La familia de León Roch” de 1878.

"Doña Perfecta" (1876)
“Doña Perfecta” (1876)
"La familia de León Roch" (1878)
“La familia de León Roch” (1878)

En 1881 se inicia la gran época de la novela galdosiana con la publicación de “La desheredada”.

 "La desheredada" (1881)
“La desheredada” (1881)

Según declaró Galdós, fue con la lectura de “La taberna” de Zola que el escritor  descubrió el naturalismo. A partir de entonces incorporó a sus novelas métodos propios, como la observación científica de la realidad vista a través del análisis psicológico, matizado con sentido del humor.

"La Taberna" de Émile Zola
“La Taberna” de Émile Zola

Bajo esta nueva fórmula escribió alguna de sus obras más representativas, como “Fortunata y Jacinta”, “Miau” y “Tristana”, todas ellas recreadas en  el Madrid de Isabel II y la Restauración, en el que Galdós fue un personaje muy respetado tanto literaria como políticamente.

"Fortunata y Jacinta"
“Fortunata y Jacinta”
"Miau" (Pérez Galdós en un òleo de Joaquin Sorolla)
“Miau” (Pérez Galdós en un òleo de Joaquin Sorolla)
 Primera página de "Tristana", editada en Madrid en 1892.
Primera página de “Tristana”, editada en Madrid en 1892.

El presidente del partido liberal, Práxedes Mateo Sagasta, en 1886 nombró a su amigo Pérez Galdós diputado por Guayama (Puerto Rico), cargo que desempeñó hasta 1890.

Práxedes Mateo Sagasta
Práxedes Mateo Sagasta
Iglesia de San Antonio de Padua en Guayama (Puerto Rico)
Iglesia de San Antonio de Padua en Guayama (Puerto Rico)

Un año después, el 7 de febrero de 1891, publicó “Ángel Guerra”, una de sus obras más celebradas y aplaudidas por la crítica.

"Ángel Guerra" (1891)
“Ángel Guerra” (1891)

En marzo de 1892 inició su periplo teatral estrenando en La Comedia de Madrid su primera obra, “Realidad”. Fue una noche inolvidable para su autor. El éxito de la obra y la excelente disposición de la actriz María Guerrero les animaron a estrenar a principios de 1893 “La loca de la casa” (que como libro había pasado inadvertido). 

 "Realidad"
“Realidad”
Perez Galdós con la actriz María Guerrero y su esposo, el actor Fernando Díaz de Mendoza, en la finca de San Quintín (Cantabria).
Perez Galdós con la actriz María Guerrero y su esposo, el actor Fernando Díaz de Mendoza, en la finca de San Quintín (Cantabria).
"La loca de la casa"
“La loca de la casa”

No obstante su confirmación como autor de éxito y crítica le llegó con “La de San Quintin”, estrenada el 27 de enero de 1894.

Escena del estreno de "La de San Quintín" (1894)
Escena del estreno de “La de San Quintín” (1894)

En octubre de ese mismo año, Galdós viajó por última vez a Canarias donde fue clamorosamente recibido.

Las Palmas de Gran Canaria
Las Palmas de Gran Canaria

En 1897 escribió “El abuelo” y ese mismo año, pese a la oposición de algunos sectores, en especial de los neocatólicos, fue nombrado miembro de la Real Academia Española, después de un frustrado intento anterior en 1893.

 "El abuelo" (1897)
“El abuelo” (1897)

“Electra” fue una polémica novela que provocó numerosas protestas por su contenido anticlerical. A pesar de ello obtuvo un apoteósico éxito, siendo adaptada al teatro en 1901. Seguramente se trató del estreno más recordado por su autor.

 Crítica del estreno de "Electra"
Crítica del estreno de “Electra”

En 1907 se incorporó a la política con el partido republicano-socialista, que llegó a presidir junto a Pablo Iglesias para enfrentarse al gobierno de Antonio Maura. Esta decisión, unida a la fuerte oposición de los sectores conservadores y de la Iglesia a partir de su obra “Electra” le impidió obtener, en 1912, el Premio Nobel de Literatura.

 Pablo Iglesias
Pablo Iglesias
Antonio Maura
Antonio Maura

De su vasta obra literaria la crítica occidental destaca, entre muchas otras, tres novelas de resonancia universal: “Fortunata y Jacinta”, “Doña Perfecta” y “Misericordia”.

"Misericordia"
“Misericordia”

Pérez Galdós también destacó de forma brillante en la construcción de sus personajes, sobre todo femeninos: Rosalía Pipaón en “La de Bringas”; Amparo en “Tormento”; María Egipcíaca en “La familia de León Roch”; Benina en la ya citada “Misericordia” o “Marianela”.

 Manuscrito de "Marianela"
Manuscrito de “Marianela”

Enfermo y ciego, Galdós presentó y ganó su candidatura, en 1914, como diputado republicano por la tierra que le vio nacer, Las Palmas de Gran Canaria.

Pérez Galdós enfermo y ciego.
Pérez Galdós enfermo y ciego.

La vida sentimental de Benito Pérez Galdós fue algo que el escritor procuró celosamente conservar en secreto. Lo cierto es que permaneció soltero hasta su muerte.

Algunos de sus amigos y allegados coinciden en afirmar  que sentía debilidad por las profesionales del sexo, aunque esto es algo que nunca se ha podido demostrar.

Rondando los 48 años de edad tuvo una hija natural con una pueblerina casi analfabeta, Lorenza Cobián González, de 39 años: María Pérez-Galdós Cobián, nacida en 1891.

 Lorenza Cobián con su hija María Pérez-Galdós Cobián.
Lorenza Cobián con su hija María Pérez-Galdós Cobián.

La  lista de damas con las que sostuvo relaciones más o menos carnales fueron la feminista radical y frustrada actriz Concha “Ruth” Morell y la insigne novelista gallega Emilia Pardo Bazán.

 Emilia Pardo Bazán
Emilia Pardo Bazán

Con esta última intercambió muchísima correspondencia. La autora de “Los pazos de Ulloa” era una mujer de desatadas pasiones, como ella misma se definía. Se dirigía a su amante Galdós en términos como, “dulce vidiña”, “miquiño adorado” o “ratonciño del alma”, entre muchos otros similares. Sus despedidas tampoco tenían desperdicio: “Adiós, o mejor hasta luego, que ciña con mis mórbidos brazos tu elegante cintura y te coma”.  “Te quiero, te abrazo, y pido a Dios que estés hecho una torre de fuerte, aunque sitien esa torre dueñas libertinas y suspironas doncellas”.  “Pánfilo de mi corazón, rabio también por echarte la vista encima y los brazos y el cuerpote todo. Te aplastaré. Después hablaremos tan dulcemente de literatura y de Academia y de tonterías. ¡Pero antes te morderé un carrillito!”

"Los pazos de Ulloa" de Emilia Pardo Bazán.
“Los pazos de Ulloa” de Emilia Pardo Bazán.
Fragmento de una de las cartas de Emilia Pardo Bazán a Benito Pérez Galdós "Miquiño mío del alma"...
Fragmento de una de las cartas de Emilia Pardo Bazán a Benito Pérez Galdós “Miquiño mío del alma”…
"Mi ratón del alma"...
“Mi ratón del alma”…

A estas tres mujeres habría que añadir otras relaciones más, surgidas de los rumores de la época: las actrices Carmen Cobeña Jordán y Concha Catalá; la poetisa y narradora Sofía Casanova; la cantante Marcella Sembrich; la artista Elisa Cobun y la viuda vasca Teodosia Gandarias Landete, que al parecer fue su platónico y último amor.

Carmen Cobeña Jordán
La actriz Carmen Cobeña Jordán
Concha Catalá
La actriz Concha Catalá
 La poetisa y narradora Sofía Casanova
La poetisa  Sofía Casanova
La cantante Marcella Sembrich
La cantante Marcella Sembrich

Teodosia era una maestra muy culta, que habitaba en el número 51 del paseo de Santa Engracia, junto a la castiza Plaza de Chamberí. Ahí estableció Galdós su “nidito de amor”, donde trabajó sin abandonar su casa madrileña y sin renunciar a sus largas estancias veraniegas en Santander, junto a sus amigos y también escritores José Mª de Pereda y Amós de  Escalante.

Domicilio de Teodosia Gandarias en el actual Paseo de Santa Engracia número 51.
Domicilio de Teodosia Gandarias en el actual Paseo de Santa Engracia número 51.
Galdós en Santander hacia 1915.
Galdós en Santander hacia 1915.
José Mª de Pereda
José Mª de Pereda
Amós de Escalante y Prieto
Amós de Escalante y Prieto

 Por suscripción pública, el 20 de enero de 1919 el pueblo de Madrid descubrió una escultura suya en el Parque del Retiro. Debido a su ceguera, Galdós solicitó ser alzado para tocar con sus manos la obra. Lloró emocionado al comprobar la fidelidad de la misma, realizada por el entonces casi novel Víctor Macho, el cual esculpió el monumento sin cobrar por su trabajo.

 Pérez Galdós y el joven Victorio Macho, en el Parque del Retiro, al pie de la escultura, que le estaba realizando éste (1918)
Pérez Galdós y el joven Victorio Macho, en el Parque del Retiro, al pie de la escultura, que le estaba realizando éste (1918)
Galdós el día de la inauguración de su escultura en el Parque del Retiro de Madrid (20 de enero de 1919).
Galdós el día de la inauguración de su escultura en el Parque del Retiro de Madrid (20 de enero de 1919).

Casi un año después, en la madrugada del 4 de enero de 1920 a los 76 años de edad, Galdós falleció en la casa de su sobrino José Hurtado de Mendoza, en la calle Hilarión Eslava de Madrid, siendo enterrado en el pabellón familiar del madrileño cementerio de la Almudena. El féretro, escoltado por la Guardia Municipal de gala y cerca de 30.000 personas le dieron su último adiós.

Recordatorio en la fachada de la casa donde murió Pérez Galdós.
Recordatorio en la fachada de la casa donde murió Pérez Galdós.
El cadáver de Benito Pérez Galdós expuesto al público en el salón del Ayuntamiento.
El cadáver de Benito Pérez Galdós expuesto al público en el salón del Ayuntamiento.
 La comitiva fúnebre a su paso por las calles de Madrid.
La comitiva fúnebre a su paso por las calles de Madrid.
Cementerio de La Almudena
Cementerio de La Almudena
Lápida del mausoleo de la familia Pérez Galdós, donde fue enterrado.
Lápida del mausoleo de la familia Pérez Galdós, donde fue enterrado.

Existen monumentos, estatuas, teatros, calles y jardines honrando su memoria en toda la geografía hispana especialmente en Las Palmas de Gran Canaria, Santander y Madrid, lugares que le vieron nacer vivir y morir.

Monumento a Galdós en el Retiro de Madrid. (Victorio Macho 1919)
Monumento a Galdós en el Parque del Retiro de Madrid. (Victorio Macho 1919)
Monumento a Pérez Galdós frente al teatro que lleva su nombre en Las Palmas de Gran Canaria.
Monumento a Pérez Galdós frente al teatro que lleva su nombre en Las Palmas de Gran Canaria.
Escultura de Galdós en el Parque de Don Benito en el barrio de Shamann en Las Palmas de Gran Canaria.
Escultura de Galdós en el Parque de Don Benito en el barrio de Shamann en Las Palmas de Gran Canaria.
 Escultura de Galdós, frente al Gobierno Civil, en la Plaza de la Feria de Las Palmas de Gran Canaria.
Escultura de Galdós, frente al Gobierno Civil, en la Plaza de la Feria de Las Palmas de Gran Canaria.
 Escultura de Pérez Galdós en el Parque Doramas de la capital grancanaria.
Escultura de Pérez Galdós en el Parque Doramas de la capital grancanaria.
Estatua dedicada a Benito Pérez Galdós en Santander.
Estatua dedicada a Benito Pérez Galdós en Santander.
Busto de Benito Pérez Galdós en Rosario (Argentina) (por Erminio Blotta en 1943))
Busto de Benito Pérez Galdós en Rosario (Argentina) realizado por Erminio Blotta en 1943.

Con la muerte de Benito Pérez Galdós se nos fue un gran dramaturgo y uno de los mejores novelistas de la literatura en lengua castellana, pero afortunadamente nos legó la inapreciable herencia de sus obras.

Sus obras literarias.
Sus obras literarias.
Sus obras teatrales.
Sus obras teatrales.
(firmado: Benito Pérez Galdós)
(firmado: Benito Pérez Galdós)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s