Mes: septiembre 2017

LA SIRENITA DE COPENHAGUE

Posted on

LA  SIRENITA DE COPENHAGUE

 

 Sin duda, el emblema de la ciudad . . .

 

Para cualquier turista que se precie, visitar la capital danesa y no acudir hasta el Parque Langelinie para contemplar la figura de la Sirenita, anclada sobre una roca en la bahía del puerto de Copenhague, mientras la brisa marina del mar Báltico acaricia tu rostro, se me antoja un imperdonable sacrilegio.

 

Parque Langelinie

 

Afortunadamente eso no me ocurrió a mí, pues desde hace muchos años siempre mantuve la esperanza de viajar a Copenhague para poder admirar, entre otras cosas, la pequeña escultura de bronce de poco más de  1,25 metros realizada como homenaje de la ciudad a su más famoso escritor y poeta. Obviamente me estoy refiriendo al genial Hans Christian Andersen, que en 1837 publicó su cuento  “La Sirenita”.

 

Hans Christian Andersen

 

Hace apenas tres meses, aprovechando un viaje por Finlandia, Suecia y Noruega, ¡como podía dejar de  incorporar a Dinamarca en mi periplo por los Países Nórdicos!

 

Panorámica de Copenhague (Dinamarca)

Para llegar hasta la ubicación de la Sirenita hay que caminar un buen trecho porque no se halla, como algunos creen, en el corazón de la ciudad. No obstante, el paseo resulta placentero porque permite admirar lugares que no se encuentran en el centro de Copenhague.

 

Fuente de Gefion en el Parque Langelinie.

Muchos visitantes se llevan una gran decepción al contemplar la obra del escultor Eduard Eriksen, porque, como sucede con la estatua de bronce del Manneken Pis de Bruselas, Bélgica, de cerca de 66 cms, la Sirenita  pesa unos 175 kilos y no mide más de 1,25 metros, como ya comenté anteriormente.

 

Manneken Pis de Bruselas (Bélgica)

 

La Sirenita

Por mi parte debo confesar que la contemplación de su delicado rostro, triste, sereno y bello, con su mirada perdida en el mar, me transmitió un inesperado sentimiento de paz y tranquilidad.

 

 

La Sirenita representa la imagen de una mujer con cola de de pez que anhela poseer piernas y que, postrada sobre una roca, observa el horizonte del mar Báltico esperando a su príncipe amado.

 

 

Se dice que la Sirenita encarna  la idiosincrasia de los daneses, retraídos y nostálgicos.

 

 

La leyenda urbana adquiere sus orígenes cuando, en 1909, Carl Jacobsen, hijo del fundador y  propietario de la mundialmente famosa cerveza Carlsberg, encargó a Edvard Eriksen la escultura que años más tarde se convertiría en el santo y seña de la ciudad.

 

Carl Jacobsen

 

Edificio de Calsberg en Copenhague (Dinamarca)

 

Edvard Eriksen

Para realizar su obra Eriksen se inspiró en la famosa bailarina Ellen Price, a quien vio interpretando precisamente el papel de La Sirenita en el Ballet Real Danés.

 

Ellen Price. interpretando La Sirenita.

 

No obstante, ante la negativa de ésta a posar con su cuerpo desnudo como modelo, Eriksen tuvo que convencer a su esposa Eline para que lo hiciera.

 

Eline Eriksen

Así pues puede afirmarse que la Sirenita tiene la cabeza y el rostro de la bailarina Ellen Price y el cuerpo de la esposa de su creador, Eline Eriksen.

 

 

La estatua de la Sirenita fue colocada en la bahía del puerto de Copenhague, a la entrada del mar Báltico, el 23 de agosto de 1913.

 

La Sirenita

Desde entonces, el más famoso icono de la ciudad ha sufrido varios actos vandálicos por parte de quienes no aceptan que la Sirenita sea el  símbolo de Copenhague.

 

 

En varias ocasiones ha sido decapitada, le han amputado los brazos y la han teñido con pintura, pero afortunadamente siempre se han podido reconstruir los desperfectos, gracias a que se conservan moldes de todas las partes de su cuerpo.

 

Desde su ubicación en la bahía de Copenhague, en el mar Báltico, la Sirenita ha sufrido innumerables actos de vandalismo.

 

A través de los años la Sirenita continúa en su roca, con la mirada perdida en el horizonte a la espera del príncipe de sus sueños que ¿quién sabe si algún día llegará?

 

Con motivo de la Exposición Universal de 2010 la Sirenita dejó su roca para desplazarse hasta Shanghái, China, para presidir el pabellón de Dinamarca.

 

Momento de la retirada de La Sirenita para viajar a Shanghái (China)

 

Sobre la Sirenita se han escrito y representado obras teatrales y filmado varias películas aunque, sin duda alguna, la más popular fue la realizada por Walt Disney en 1989.

 

Como anécdota cabe mencionar que en la ciudad de Elsinore, al norte de Copenhague, en el año 2012, el noruego Ingar Dragset y el danés Michael Elmgreen construyeron una estatua de acero inoxidable a la que bautizaron con el nombre Han (“Él” en danés).

 

Elsinore (Dinamarca)

 

Elmgreen y Dragset junto a su obra, “Han”.

Se trata de un joven que, postrado sobre una roca, al igual que la Sirenita, también dirige su lánguida mirada al frío mar Báltico, aunque a diferencia de ésta, merced a un sistema hidráulico interno, puede pestañear una vez cada hora.

 

Han (“Él” en danés).

Lástima que ambos se encuentren a 45 kilómetros de distancia . . .  

Anuncios