MATA HARI

Posted on

MATA HARI

 

La imagen femenina del espionaje. . .

 

 

Hija de Adam Zelle, un sombrerero apodado “el Barón” por  sus presunciones de riqueza y sus hábitos estrafalarios e inusuales, Margaretha Geertruida Zelle nació el 7 de agosto de 1876 en Leeuwarden, Holanda. Su madre Antje van der Meulen, que murió poco tiempo después de darla a luz, era de ascendencia javanesa.

 

Adam Zelle

 

Leeuwarden

 

Tras el prematuro fallecimiento de su esposa Antje, Adam reemplazó su vacío con gran dedicación hacia su hija quien desde muy corta edad, brilló por su exótica hermosura.

 

Ante la incapacidad de su padre para educarla dignamente, Margaretha fue enviada a cursar estudios a la Escuela Normal de Lyden, donde aprendió idiomas y se preparó para ejercer el magisterio.

 

Lyden

 

Debido a su belleza, la joven sufrió siempre el asedio sexual de Wibrandus Haanstra, director del centro, quien llegó a dedicarle poesías y a lloriquearle públicamente para conquistarla.

 

A los 16 años de edad se convirtió, consentidamente o no, en la amante del director. Al conocerse la noticia se organizó un gran escándalo y Margaretha fue expulsada de la escuela.

 

Oprimida por el ambiente familiar y la reprimida burguesía neerlandesa, a los 19 años de edad, a través de un anuncio insertado en un periódico, Margaretha contactó, conoció y mantuvo relaciones con un oficial militar holandés, veinte años mayor que ella, llamado Rudolf  John Mac Leod, que solicitaba esposa y con el que contrajo matrimonio casi de inmediato, al quedar ella embarazada.

 

Rudolf John Mac Leod

 

Margaretha y Rudolph

 

Margaretha cumplió así su sueño de niñez ya que siempre se sintió fascinada  por los militares y por el encanto de sus uniformes.

 

El matrimonio y su hija Louise viajaron a las Indias Orientales holandesas, donde Rudolf había sido destinado. Allí Margaretha entró en contacto con la cultura y las danzas javanesas, que le serían de gran utilidad en el futuro.

 

La pequeña Louise.

 

La unión resultó un desastre, pues Rudolf, además de intolerante y mujeriego, era un bebedor empedernido y estaba afectado de sífilis como consecuencia de sus andaduras militares.

 

En un arranque de violencia en el curso de un altercado, Rudolf le arrancó de un mordisco el pezón izquierdo a Margaretha. Pese a todo ello tuvieron un segundo hijo, Norman, que falleció de forma extraña, supuestamente envenenado como hipotética venganza por el maltrato causado por Rudolf a una niñera indígena.

 

El pequeño Norman con su padre.

 

Por este motivo Margaretha, durante sus excitantes danzas orientales, jamás mostró sus pechos totalmente desnudos ante el público.

 

La pérdida de Norman constituyó para el matrimonio una gran contrariedad de la que no pudieron rehacerse.

 

Rudolf , refugiado en el alcohol, apenas visitaba el hogar conyugal. Por su parte Margaretha  se fue introduciendo en las costumbres javanesas y en sus artes eróticas, técnicas que años más tarde ejercitó con gran éxito.

 

Cuando el matrimonio regresó a Amsterdam, Rudolf prosiguió con su empedernida vida de alcohólico y juerguista, por lo que Margaretha le denunció por malos tratos consiguiendo el divorcio en 1903.

 

Luciendo su estilizado cuerpo y sus asiáticos rasgos exóticos, la joven Margaretha viajó hasta París simulando ser una princesa indonesia de nombre Mata Hari (“Ojo del día”o “Sol”, en malayo), que al ritmo de sus eróticos espectáculos de danza, donde se iba desnudando poquito a poco, causó el delirio de los espectadores de la época.

 

La erótica Mata Hari.

 

Mata Hari, con su natural y provocativa belleza, causó  tal revuelo en los salones de la Belle Époque de París que conseguir una localidad en las primeras filas de sus espectáculos constituía una odisea.

 

 

Su fama la hizo viajar por toda Europa donde ella, haciendo gala de una gran fantasía, revelaba sus orígenes, “desde su nacimiento en un sagrado santuario hindú hasta cómo le fueron mostradas las divinas técnicas de la danza”.

 

 

Todos se mostraban prendados por la exótica belleza de Mata Hari y durante los primeros años del siglo XX bailó para los soldados y políticos de todo el mundo. Tuvo romances y amantes secretos de gran nivel como el alto jefe militar alemán Arnold Von Kalle; el ministro de guerra francés Adolphe Pierre Messimy; el compositor Giacomo Puccini, o el Barón Henri de Rothschild entre otros.

 

Arnold Von Kalle

 

Adolphe Pierre Messimy

 

Giacomo Puccini

 

Baron Henri de Rothschild

 

Para tratar de recuperar a su hija Louise, que vivía bajo la custodia de su padre, Margaretha envió a su ama de llaves para recoger a la niña a la salida de la escuela donde estudiaba pero fue inútil pues, casualmente, Rudolf la estaba esperando ese día. Años después de la muerte de su madre, Louise falleció de un ataque al corazón.

 

El infortunio quiso que en julio de 1914, estando Mata Hari actuando en Berlín, estallara la Primera Guerra Mundial. Y además en esos momentos era la amante del jefe de la ciudad y algo más tarde de Kraemer, cónsul alemán en Amsterdam y jefe del espionaje de su país.

 

Mata Hari en 1914.

 

A pesar de que Francia no se lo perdonó, Kraemer utilizó a Mata Hari para recabar información del ejército francés a cambio de una suculenta suma de dinero.

 

Así fue como Mata Hari se convirtió en la agente H-21.

 

La espía Mata Hari.

 

La llegada de dinero fácil para una mujer ambiciosa como ella, hizo que se convirtiera en una doble espía que, al alternar con altos cargos alemanes y franceses, conocía secretos políticos de ambos bandos, merced a sus confidencias de alcoba.

 

Tiempo más tarde, en una trampa urdida por el ejército alemán para deshacerse de ella, los franceses la detuvieron en París, el 13 de febrero de 1917, al utilizar una identificación falsa.

 

Mata Hari fue encarcelada en la prisión de San Lázaro, en los alrededores de Paris, donde el tribunal galo la condenó a muerte, acusada de alta traición al haber entregado información militar secreta a Alemania que le había costado la vida a más de 50.000 franceses.

 

Prisión de San Lázaro.

 

En el transcurso del juicio, en el que se mencionaron sus encuentros amorosos con personajes de la milicia de los ejércitos de media Europa, destacan un par de frases de Mata Hari:

 

“He amado siempre a los militares y prefiero ser la concubina de un oficial pobre que la de un banquero rico“.

 

 “¿Una ramera?, ¡sí!, pero una traidora ¡jamás!”.

 

Aunque Mata Hari estuvo confiando, hasta el último minuto, en el indulto del presidente francés, éste nunca se produjo.

 

Mata Hari poco antes del fusilamiento.

 

En Vincennes, Francia,  al  amanecer de una fría mañana del 15 de octubre de 1917, Margaretha, de 41 años de edad, se presentó ante el pelotón de ejecución ataviada y maquillada como para un gran evento, rechazando ataduras ni vendas en los ojos. Agitando la mano lanzó un beso de despedida al pelotón de fusilamiento, compuesto por doce soldados. En ese preciso instante sonaron varios disparos, de los cuales acertaron cuatro, uno de ellos directo al corazón, que acabó con su vida.

 

Ejecución de Mata Hari en 1917

 

Nadie reclamó su cuerpo y su cadáver, como era preceptivo en la época, sirvió para la práctica de anatomía de los estudiantes de medicina especializados en homicidas y ajusticiados.

 

La cabeza embalsamada de Mata Hari, con el cabello teñido de color rojo, estuvo expuesta en el Museo de Criminales de Francia, hasta que fue hurtada en 1958, supuestamente por un admirador, sin que hasta la fecha haya aparecido.

 

En 1931 George Fitzmaurice dirigió la película “Mata Hari”, protagonizada por Greta Garbo, basada en la vida de la famosa espía.

 

La actriz Greta Garbo en el papel de Mata Hari.

 

 

Posteriormente, en 1985, la actriz Syilvia Kristel dio vida a Mata Hari en el film del mismo nombre dirigido por Curtis Harrington.

 

Cartel de la película interpretada por la actriz Syilvia Kristel en 1985.

 

Hace pocos días se cumplieron cien años de la desaparición de Mata Hari, no obstante su leyenda trágica, pero fascinante, de “mujer fatal” todavía perdura . . . 

 

 

Anuncios

4 comentarios sobre “MATA HARI

    laacantha escribió:
    mayo 28, 2018 en 5:09 pm

    Muy detallado…me gusta. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s