Mes: diciembre 2017

EL CAGANER

Posted on

EL CAGANER

 

Figurita insustituible en el pesebre catalán . . .

 

 

El caganer (el cagón) es un figura de Navidad, tradicional, entrañable y fundamental en los pesebres de los hogares de Catalunya.

 

Por usar un término gastronómico podría asegurar que sin duda, al llegar la Navidad, el caganer es tan popular en Catalunya como la “crema catalana” o el “pá amb tomàquet i pernil” (pan con tomate y jamón).

 

Crema catalana.

 

Pà amb tomàquet i pernil.

 

Se trata de un payés (campesino catalán) agachado, defecando, con los calzones bajados y las nalgas al aire. Para los más castos diría que, como cualquier ser vivo, “satisfaciendo sus necesidades fisiológicas”.

 

También se le representa fumando en pipa y sosteniendo entre sus manos un periódico o un trozo de papel que, según los más atrevidos e ingeniosos, posteriormente utilizará para limpiarse el trasero.

 

 

Es posible también hallar esta controvertida figura en algunos belenes del resto de nuestra “piel de toro”, como la Comunidad Valenciana o la Región de Murcia entre otras. Incluso en lugares de Italia y Portugal, con el nombre de “pastore che defeca cacca” y “cagoes”, respectivamente.

 

Pastore che defeca cacca. (Italia)

 

Al parecer en los últimos años también se ha extendido a muchos lugares de Europa y Sudamérica.

 

 

Curiosamente lo primero que buscan los niños en un pesebre es la ubicación del caganer que, por lo general, se suele colocar en un rincón, camuflado detrás de una roca o medio oculto en un arbusto y naturalmente, por recato y respeto, siempre distante del Nacimiento, los Reyes Magos y los pastorcillos.

 

 

Sin embargo, inexplicablemente, en algunos lugares de nuestro país, más concretamente en la meseta central, son reacios a colocar esta figurita en el pesebre por el mero hecho de atribuírsele su origen catalán.

 

Basándose en el caganer los artesanos pesebristas se han preocupado, en el curso de los años, en diseñar y crear más figuras de cagones ataviados con otros atuendos, para diferenciarlos del modelo de Catalunya.

 

Lo cierto es que los papás acaban sucumbiendo a la petición de los pequeños de la casa, que exigen que el caganer esté presente durante las fiestas de Navidad en su pesebre, a pesar que la figurita en cuestión no aparezca vestida con su indumentaria tradicional : faja y barretina (gorro típico catalán).

 

 

Si nos remontamos en el tiempo al verdadero origen de esta figura, la verdad es que no está demasiado claro, pues los propios historiadores no han logrado situarla en un lugar concreto. No obstante, parece ser que el caganer proviene de entre finales del siglo XVII y principios del XVIII.

 

Azulejo catalán del siglo XVIII

 

Según el etnólogo catalán Joan Amades la figura del caganer está inspirada en una talla de mármol del siglo XVII denominada “La Virgen y la montaña de Montserrat”, donde aparece La Virgen con el Niño y la sierra de la santa montaña al fondo. Escondido en un recodo, entre senderos y personas, puede verse al caganer ejercitando sus funciones.

 

Tal es la popularidad del caganer que cada año se fabrican nuevas figuritas con la imagen de políticos, deportistas, artistas o cualquier otro protagonista de actualidad que, con los calzones bajados, muestran sus nalgas desnudas mientras fecundizan  la madre tierra.

 

Carles Puigdemont, expresident de la Generalitat de Catalunya.

 

 

Sin ánimo de ser grosero y a pesar de su significado escatológico, en términos figurativos bien podríamos considerar que el caganer, con su deposición, le está retornando a la tierra del pesebre lo que es de ella, abonándola y fertilizándola para que el próximo año pueda volver a representarse un belén en todos los hogares. 

 

Como de costumbre, en un rincón del comedor, montaremos esta Navidad el tradicional pesebre.

 

Y para no ser repetitivos, situaremos los personajes de forma distinta al año anterior, tanto por lo que respecta al Nacimiento como a los Reyes Magos, los pastorcillos, el río construido con papel de plata, las montañas y las casitas de corcho.

 

 

También es posible que incorporemos nuevas figuritas, pero lo que jamás podrá faltar sobre la superficie de musgo de nuestro belén, en un lugar más o menos discreto, es la presencia del caganer como símbolo de salud, suerte y prosperidad.

 

Caganer catalán con decoración de trencadís, diseño exclusivo de la Casa Batlló de Antonio Gaudí. (Barcelona)

 

Espero que no, pero si con este sencillo relato dedicado a la humilde figura del caganer he podido ofender los púdicos y castos sentimientos de algunas personas, de antemano les pido disculpas.

 

En estas fechas entrañables les deseo a todos y a todas una muy . . .

 

 

Anuncios