Mes: septiembre 2018

SILVANA MANGANO

Posted on Actualizado enn

SILVANA MANGANO

 

El gran sex symbol italiano de la posguerra. . .

 

 

Hija de un ferroviario siciliano y de una ama de casa inglesa, Silvana llegó al mundo el 21 de abril de 1930 en Roma, Italia.

 

Anfiteatro del Coliseo de Roma en 1930.

 

Sus padres eran de condición humilde y su madre siempre soñó con triunfar como bailarina, por lo que a Silvana, con pocos años, la inscribieron en una escuela de ballet.

 

Desde muy jovencita Silvana destacó por su belleza, lo que le permitió combinar las clases de ballet con esporádicos ensayos como modelo y con presentaciones de aspirantes a misses. De esta forma obtuvo a los 16 años el título de Miss Roma.

 

Silvana, número 104, con 16 años ganó el concurso de belleza Miss Roma en 1946.

 

Con 17 años concursó para el título de Miss Italia junto a bellezas de la época como Gina Lollobrígida, Gianna María Canale, Eleonora Rossi Drago o Lucía Bosé. El preciado galardón fue para esta última y Silvana fue una de las Damas de Honor.

 

Lucía Bosé, Miss Italia 1947.

En aquellos tiempos estos eventos eran una lanzadera para catapultar hacia el cine o a la gloria de la fama a las muchachas que destacaban por su belleza.

 

No obstante, la introducción en el mundo del séptimo arte de Silvana se debió en gran parte a la relación sentimental que mantuvo con el actor Marcello Mastroianni, quien le consiguió un papel en la película “Elixir de amor”.

 

Silvana y Marcello.

En 1949, con el film “Arroz amargo” de Giusseppe de Santis, le llegó el reconocimiento mundial. Un melodrama donde Silvana, con sus 19 años, su exuberante figura y su gran sensualidad, interpretó el papel de una recolectora de arroz en la Italia de la posguerra. A destacar, el trabajo de los actores Vittorio Gassman y Raf Vallone.

 

Giusseppe de Santis

 

Silvana en “Arroz amargo”

 

Vittorio Gassman y Silvana Mangano en “Arroz Amargo”.

 

Con Raf Vallone en “Arroz Amargo”.

 

 

Ese mismo año Silvana contrajo matrimonio con el reconocido productor cinematográfico Dino De Laurentiis, al que conoció durante el rodaje de “Arroz amargo”.

 

Dino De Laurentiis

Dino y Silvana tuvieron cuatro hijos: Verónica, Raffaella, Francesca y Federico.

 

El matrimonio con sus hijos, en ocasión del nacimiento de su cuarta hija.

A pesar de recibir suculentas ofertas para trabajar en Hollywood, Silvana jamás se interesó por trabajar en América.

 

Con “Ana”, de 1951, la historia de una monja de hospital con un pasado alegre, obtuvo otro de sus éxitos más sonados. Su forma de bailar el bayón en la película,  la convirtió en una sex-symbol de aquella generación de la posguerra.

 

Una escena de “Ana” junto a Raf Vallone.

 

Bajo la dirección de Vittorio de Sica interpretó, en 1954, junto a Eduardo de Filippo y una bisoña Sofía Loren, “El oro de Nápoles”, donde Silvana bordó una magnífica interpretación en el papel de una prostituta enamorada, obteniendo el premio Silver Ribbon a la mejor actriz y demostrando que en el interior de su lujurioso cuerpo existía mucha inteligencia.

 

Vittorio de Sica

 

Eduardo de Filippo

 

Sofía Loren

 

Silvana en una secuencia de “El oro de Nápoles”

 

Junto a Michael Rennie, Shelley Winters y Vittorio Gassman trabajó ese mismo año en la coproducción italo-americana “Mambo”, película que no obtuvo grandes elogios.

 

Silvana Mangano, Vittorio Gassman, Michael Rennie y Shelley Winters en Venecia durante el rodaje de “Mambo”.

 

 

“Ulises” fue otra de las películas en las que participó  ese año junto a actores de la talla de Kirk Douglas y Anthony Quinn.

 

Cartel publicitario de “Ulises”.

En 1959, junto a Alberto Sordi y Vittorio Gassman, actúo en “La gran guerra” de Mario Monicelli. Una gran producción basada en el humor, el drama y los soldados en el frente. El film, sorprendentemente, careció del beneplácito de una gran parte del público.

 

Junto a Vittorio Gassman y Alberto Sordi en” La gran guerra”.

 

Mario-Monicelli

Durante la década de los años 60 intervino en  producciones tan  importantes como “Cinco mujeres marcadas”, ”Juicio universal”, “Edipo rey” o “Barrabás”, esta última junto  a Anthony Queen, una superproducción italiana basada en la historia bíblica que el actor mexicano bordó.

 

Secuencias del corte de cabello al que se sometió Silvana para su interpretación de Jovanka en el film “Cinco mujeres marcadas”.

 

 

Cartel publicitario de “Juicio universal”.

 

Una secuencia de “Edipo rey”.

 

Junto a Anthony Quinn en “Barrabás”.

En la película de 1966 “Las brujas”, formada por cinco cortometrajes y  producida por su esposo Dino, la actriz encarnó el personaje principal de los episodios. La dirección, además de Vittorio de Sica, Franco Rossi y Mauro Bolognini,  corrió a cargo  de dos de los directores que más influyeron en la carrera de la actriz: Luchino Visconti y Pier Paolo Pasolini.

 

En el film “Las brujas”.

 

Franco Rossi

 

Mauro Bolognini

Luchino Visconti

 

Pier Paolo Pasolini

 

En 1968 y 1971 rodó con Pier Paolo Pasolini  “Teorema” y “El Decamerón”, respectivamente. También ese mismo año, a las órdenes de Luchino Visconti, protagonizó “Muerte en Venecia”, película que consiguió grandes elogios y por la que la actriz obtuvo de nuevo el premio Silver Ribbon.

 

“Teorema”

 

“El Decamerón”

 

“Muerte en Venecia”

Junto a Bette Davis, Alberto Sordi y Josep Cotten actuó en 1972 en la comedia “Sembrando ilusiones”.

 

Cartel publicitario de “Sembrando ilusiones”.

Nuevamente en 1974 trabajó con Luchino Visconti  en “Confidencias”, compartiendo rodaje con, Burt Lancaster y Helmut Berger. La crítica sitúa este film como uno de los más sobresalientes del director, cuya salud ya era precaria.

 

Cartel publicitario de “Confidencias”.

 

En 1981, tras la muerte en un accidente de avión en Alaska de su hijo Federico, de 25 años, Silvana empezó a sufrir episodios muy depresivos  por lo que  se trasladó a Madrid, España, para vivir junto a su hija Francesca, casada con José Antonio Escrivá, hijo del realizador cinematográfico Vicente Escrivá.

 

Dino De Laurentiis y Silvana Mangano se separaron en 1983 y en 1988 iniciaron su proceso de divorcio.

 

En 1984, dirigida por David Lynch, intervino en el film “Dune”, coproducido por su hija Raffaella y su padre Dino De Laurentiis.

 

David Lynch y Raffaella De Laurentiis.

 

Silvana interpretando a la reverenda madre Ramallo en “Dune”.

 

Dino De Laurentiis con su hija Raffaella.

La última aparición en la gran pantalla de la bella Silvana, después de casi 40 films, se produjo en 1987 con la película “Ojos negros”, de  Nikita Mikhalkov,  junto a Marcello Mastroianni, uno de sus primeros amores y con el que se reencontró después de muchos años. El actor fue nominado como mejor actor en el Festival de Cannes y al premio Oscar. La crítica se fundió en elogios hacia la pareja.

 

Una escena de “Ojos negros”

 

Nikita Mikhalkov

Cuando se hallaba recuperando de una delicada intervención quirúrgica por un cáncer de pulmón, con tan sólo 59 años de edad, la  actriz falleció en la clínica La Luz de  Madrid, España, el 16 de diciembre de 1989, víctima de un paro cardíaco.

 

Clínica La Luz

Su cadáver fue  incinerado en el cementerio de la Almudena de Madrid y sus cenizas trasladadas a  Pawling Cementerio de Dutchess County, Nueva York (Estados Unidos), para descansar junto a los restos de su hijo Federico.

 

Tumba de Silvana Mangano.

Los que tuvimos la suerte de admirarla en  sus películas siempre mantendremos en la memoria la imagen de aquella trabajadora que, ataviada con un ajustado jersey, pantalón corto y medias negras, exhibía su voluptuosa figura en los pantanosos arrozales de la Italia de la posguerra.

 

Los carteles publicitarios de sus películas en orden cronológico.

 

Silvana Mangano, actriz dotada de una natural belleza,  fue  un  sex symbol del cine italiano. . .

Anuncios