Mes: enero 2019

ALFRED HITCHCOCK

Posted on

ALFRED  HITCHCOCK

 

El mago del suspense. . .

 

 

Alfred Joseph Hitchcock nació en Leytonstone, municipio cercano a Londres, Inglaterra, el día 13 de agosto de 1899.

 

Leytonstone, Londres, (edificio en memoria de Hitchcock).

 

Fue el menor de los tres hijos de un matrimonio católico de clase media, formado por William Hitchcock y Emma Jane Whelan, propietarios de un pequeño colmado de ultramarinos.

 

El pequeño Hitchcock fue un niño tímido y apocado, gran amante del cine y  al que le gustaban las novelas de crímenes y misterio.

 

En 1910 inició su educación en el colegio jesuita de San Ignacio y más tarde, al terminar la escuela secundaria, se matriculó en la Escuela de Ingeniería y Navegación de Londres para estudiar mecánica, electricidad y acústica, aunque debido al prematuro fallecimiento de su padre en 1914, Alfred tuvo que abandonar la carrera y ponerse a trabajar para ayudar a su familia.

 

Su primera incursión en el mundo laboral fue en la empresa telegráfica Henley.

 

En 1920, Alfred fue contratado por la Famous Players Lasky, una sucursal londinense de la Paramount de Hollywood, como diseñador de rótulos y subtítulos de películas mudas.

 

Famous Players Lasky.

 

El joven Alfred se apasionó por el mundo cinematográfico y enseguida empezó a formarse en las técnicas de montaje, decoración, dirección artística, producción y guionista.

 

Su primera película, “El número 13”, la dirigió en 1922 pero no pudo finalizarla debido a que la Paramount, por problemas financieros, cerró sus estudios en Inglaterra.

 

Una secuencia de “El número 13” (1922)

 

En el filme “De mujer a mujer”, un melodrama dirigido por Graham Cutts en  1923, Alfred se estrenó como guionista, director artístico y asistente de dirección.

 

La inauguración de Hitchcock de forma oficial como director fue con “El jardín de la alegría”, de 1925, un melodrama germano-británico rodado en Munich y protagonizado por Virginia Valli.

 

” El jardín de la alegría “(1925)

 

Por aquel entonces Alfred conoció a Alma Reville, una talentosa guionista con gran experiencia cinematográfica que habría de convertirse, a lo largo de su carrera, en una de sus más importantes colaboradoras.

 

Alma Reville

 

Alma y Alfred se casaron el 2 de diciembre de 1926 y fruto de su matrimonio nació, en 1928, su única hija Patricia Hitchcock, que, con los años, habría de actuar en papeles secundarios en algunas de las películas más populares de su padre como “Psicosis”, “Pánico en la escena” o “Extraños en un tren”.

 

Boda de Alfred y Alma.

 

El matrimonio Hitchcock con su hija Patricia.

 

Fue en 1927 con “El enemigo de las rubias, cuando el director inglés empezó a mostrar su estilo inconfundible, manejando los tiempos de la intriga, el misterio y el suspense con gran maestría. En ese filme Alfred nos ofreció su primer cameo, con sus apariciones ó intervenciones fugaces en la pantalla, algo que repitió en 37 de sus 53 películas. 

 

“El enemigo de las rubias” (1927)

 

 

En 1929 Alfred rodó su primer filme sonoro titulado “La muchacha de Londres”, interpretado por la polaca Anny Ondra, basado en una obra teatral que se había representado en Londres con gran éxito.

 

“La muchacha de Londres” (1929)

 

Después de algunos títulos poco transcendentes en la década de los años 30 como “Juego sucio”, de 1931, o “Valses de Viena”, de 1933, su primer gran reconocimiento a nivel  internacional de crítica y público le llegó en 1934 con “El hombre que sabía demasiado”, interpretada por Peter Lorre, Leslie Banks y Edna Best.

 

“El hombre que sabía demasiado” (1934)

 

A éste éxito se añadieron:  “ 39 escalones”, de 1935, con Robert Donat y Madeleine Carroll; “Sabotaje”, de 1936, con Sylvia Sidney y Oscar Homolka; ”Inocencia y juventud”, de 1937, con Nova Pilbean y Derrick de Marney; o “Alarma en el Expreso”, de 1938, con Margaret Lockwood y Michael Redgrave.

 

“39 escalones” (1935)

 

“Sabotaje” (1936)

 

“Alarma en el expreso” (1938)

 

Durante esa misma época también rodó títulos que pasaron más desapercibidos para el gran público como “Agente secreto”, de 1936, con Peter Lorre, John Gielguld, Madleine Carroll y Robert Young;  o “La posada de Jamaica”, de 1939, con Charles Laughton y Maureen O’Hara.

 

“La posada de Jamaica” (1939)

 

Tras este último filme, en 1940,  Alfred, junto a su esposa y su hija, fijaron su residencia en Estados Unidos, donde fue contratado por el productor norteamericano David O. Selznick para dirigir en Hollywood  “Rebeca”, con Joan Fontaine y Laurence Olivier.

 

El productor David O. Selznick.

 

“Rebeca” (1940)

 

La película constituyó un gran éxito y obtuvo el Oscar. Recibió once nominaciones, entre ellas a la de mejor director, pero la preciada estatuilla fue para John Ford por “Las uvas de la ira”.

 

John Ford

 

Hay que señalar como dato anecdótico que, a raíz del éxito de la película “Rebeca”, el jersey de lana que la actriz Joan Fontaine lucía en casi toda la película se popularizó en España con el nombre de “rebeca”.

 

Poco tiempo después de llegar a Hollywood Alfred y su familia se trasladaron a vivir en el apartamento de Carole Lombard en Bel Air, Los Ángeles, Estados Unidos, dado que la actriz se había ido a vivir con su pareja, Clark Gable.

 

Clark Gable y Carole Lombard

 

Al fallecer al año siguiente Carole Lombard el matrimonio se mudó de casa, trasladándose a Bellagio Road, también en Bel Air.

 

Durante la década de los 40 Hitchcock dirigió: “Enviado especial” de 1940, “Sospecha” (con la que Joan Fontaine consiguió el Oscar a la mejor actriz) y “Matrimonio original” de 1941, “Sabotaje” de 1942, “La sombra de una duda” de 1943, Náufragos” de 1944,  “Recuerda” de 1945 (en la que Salvador Dalí colaboró en varios decorados), “Encadenados” de 1946, “El proceso Paradine” de 1947, “La soga” de 1948 (su primera película en color) y “Atormentada” de 1949.

 

Joan Fontaine recibiendo el Oscar por “Sospecha”.

 

Los decorados de “Recuerda” (1945) fueron obra del pintor catalán Salvador Dalí.

 

Cary Grant e Ingrid Bergman en “Encadenados” (1946)

 

Los años 50, sin duda, fueron los más esplendorosos para Hitchcock. En dicha etapa dirigió: “Pánico en la escena” de 1950, “Extraños en un tren” de 1951, “Yo confieso” de 1953, “Crimen perfecto” y “La ventana indiscreta” de 1954, “Atrapa a un ladrón” y “Pero, ¿quién mató a Harry? “ de 1955.

 

Jane Wyman y Marlene Dietrich en “Pánico en la escena” (1951)

 

Farley Granger y Robert Walker en “Extraños en un tren” (1951)

 

Montgomery Clift en “Yo confieso” (1953)

 

Grace Kelly y Ray Milland en “Crimen perfecto” (1954)

 

James Stewart y Grace Kelly en “La ventana indiscreta” (1954)

 

Grace Kelly y Cary Grant en” Atrapa a un ladrón” (1955)

 

Convertido en su propio productor y coincidiendo con la obtención, en 1955, de su nacionalidad estadounidense, Hitchcock y la productora de televisión CBS firmaron un contrato para realizar una serie semanal de suspense y terror, de media hora de duración, titulada “Alfred Hitchcock presenta. . .” de la que dirigió más de un centenar de episodios.

 

 

En 1956 filmó la segunda versión de su película “El hombre que sabía demasiado” (por este filme, Ray Evans y Jay Livingston consiguieron el Oscar a la mejor canción “Que será, será” interpretada por la actriz Doris Day). A estos títulos hay que añadir: “Falso culpable” de 1957, “Vértigo” de 1958 y “Con la muerte en los talones” de 1959.

 

Doris Day y James Stewart en “El hombre que sabía demasiado” (1956)

 

 

Kim Novak y James Stewart en “Vértigo” (1958)

 

Cary Grant en “Con la muerte en los talones” (1959)

 

En 1960 dirigió uno de los mayores éxitos cinematográficos de suspense: “Psicosis”, película interpretada por Anthony Perkins y Janet Leigh, y por la que recibió su última nominación al Oscar. El trofeo, finalmente, fue a parar a manos del director Billy Wilder por “El apartamento”.

 

 

Billy Wilder, dirigiendo a Shirley MacLaine y Jack Lemmon en “El apartamento” (1960)

 

Sus siguientes películas fueron: “Los pájaros”, de 1963, “Marnie, la ladrona” de 1964, “Cortina rasgada” de 1966 y “Topaz” de 1969.

 

 

Sean Connery y Tippi Hedren en “Marnie, la ladrona” (1964)

 

Paul Newman y Julie Andrews en “Cortina rasgada” (1966)

 

Ya en la última etapa de su vida Alfred rodó en los años 70 dos filmes: “Frenesí” de 1972 y “La trama” de 1976.

 

Alfred Hitchcock en los años 70.

 

Anna Massey y Barry Foster en “Frenesí” (1972)

 

Barbara Harris y Bruce Dern en “La trama” (1976)

 

Alguno de sus actores y actrices favoritos, a los que dirigió reiteradamente durante su carrera, fueron: Cary Grant, James Stewart, Ingrid Bergman, Grace Kelly y Tippi Heden (quien declaró haber sufrido acoso sexual, durante el rodaje de “Los pájaros”, por parte de Alfred).

 

Curiosamente y a pesar de haber estado nominado en cinco ocasiones como candidato al premio Oscar por “Rebeca”, “Náufragos”, ”Recuerda”, “La ventana indiscreta” y “Psicosis”, Alfred Hitchcock jamás consiguió el preciado galardón.

 

La Academia de Hollywood le concedió en 1968 el Irving Thalberg, un Oscar honorario, el único de su carrera. En 1978 el American Film Institute le otorgó el premio a la labor de una vida y en 1979 fue nombrado Caballero por la Reina de Inglaterra y Hombre del Año por la Cámara de Comercio británico-americana.

 

Hitchcock recibiendo el Irving Thalberg.

 

La estrella de Hitchcock en el Paseo de la Fama de Hollywood.

 

Aquejado, a sus 76 años, de artritis y problemas coronarios, ya que debido a un colapso llevaba un marcapasos, el 29 de abril de 1980 Alfred Hitchcock  falleció a la edad de 80 años en Bel Air.

 

La misa fúnebre se ofició en la Iglesia del Buen Pastor, ubicada cerca de la casa donde habitaba Alfred.

 

Iglesia del Buen Pastor.

Cumpliendo sus deseos el cadáver fue incinerado y sus cenizas esparcidas en el Océano Pacifico.

 

Sir Alfred Joseph Hitchcock fue un maestro en el empleo de la luz, el manejo de la cámara y el dominio de la imagen, pero además fue el gran creador del cine de intriga, misterio y suspense. . .

Anuncios