Últimas Actualizaciones del Evento

CHARLIE RIVEL – EL PAYASO QUE AULLABA A LA LUNA…

Posted on Actualizado enn

Josep Andreu i Laserre”Charlie Rivel”


El próximo 26 de julio se cumplirán 30 años del fallecimiento del inigualable Josep Andreu i Laserre “Charlie Rivel”. Con dicho motivo, y a modo de homenaje, hoy me gustaría acercarme de forma sutil y respetuosa a la vida pública y artística del entrañable personaje.
No es mi intención, ni pretendo, entrar en detalles personales o políticos de Josep Andreu i Laserre, pues el tiempo se encargará de situar todo en su justo sitio.

Simplemente me gustaría plasmar en mis comentarios al incomparable payaso que al final de sus tiernos y prolongados sollozos aullaba a la luna. El hombre que provocó sonrisas de niños y adultos, a lo largo de muchísimos años, y que está considerado como uno de los más grandes payasos de la historia del circo.
Cubelles (Barcelona)
Josep Andreu i Laserre, el famoso payaso catalán conocido universalmente como Charlie Rivel, nació accidentalmente en el mediterráneo pueblecito de Cubelles, provincia de Barcelona, el  24 de abril de 1896, y fue el primogénito de seis hermanos.

Sus padres, Pere Andreu y Marie Louise Laserre


Sus padres, Pere Andreu Pauses (barcelonés del barrio de Sants) y Marie-Louise Laserre Seguinó (francesa de Occitania), procedentes de una troupe de circo ambulante, se encaminaban a Tarragona cuando tuvo lugar la llegada al mundo de Josep.

Creció en el seno de un matrimonio de artistas circenses. En aquellos tiempos, se desplazaban de pueblo en pueblo empujando un carromato donde llevaban sus escasas pertenencias.

Josep Andreu con 3 años


Con tan sólo 3 años, Josep, ya se inició en el espectáculo realizando un pequeño número en el que imitaba a un forzudo levantador de pesas de hierro.

Cuando tenía 4 años de edad,  a causa de un temporal de agua, el circo familiar Cognac sufrió grandes desperfectos teniendo que suspender las actuaciones. La familia Andreu junto a sus seis hijos: Josep, Nena, Polo, René, Marcel y Roger, tuvieron que buscar un nuevo circo.  Viajaron a Grenoble, donde pasaron a actuar en el  circo Caron.
Josep se inició en el  solfeo y aprendió guitarra, violín y mandolina. Poco tiempo después la familia Andreu cambió de compañía integrándose en el circo Australiano, donde la mejora de contrato les permitió comprar un carromato más espacioso.
 
Dos años más tarde, cerca de París, pasaron a formar parte del circo Lambert, que ofrecía un espectáculo  fijo (no ambulante). Los presagios de lo que sería la Primera Guerra Mundial obligaron al circo Lambert a cerrar y, una vez más, la familia Andreu volvió a encontrarse sin trabajo.
 
Habida cuenta de que España se había mostrado neutral ante el conflicto internacional, a la familia Andreu le pareció un buen lugar para fijar su ubicación y ¡al fin regresar a casa!
 
En 1913 fueron contratados por el circo Tívoli de Barcelona y, antes de formar su propio circo, actuaron en los circos Cortez y Valencia.
Del año 1915 al 1920 regentaron el circo Reina Victoria junto al promotor Salvador Hervás.
Josep y su hermano Polo  “Andreu Rivels”





Josep forma entonces pareja con su hermano Polo denominándose los “Andreu-Rivels”. Se les une posteriormente su otro hermano René y en 1925 pasan a llamarse “Charlie Rivel”.

Con este nombre la familia se fue haciendo cada vez más popular y comenzaron a surgir los contratos.
Charles Chaplin “Charlot”

En aquella época Josep tuvo la oportunidad de ver una película de Charles Chaplin. El personaje con su bigote, bombín y bastón le impresionó profundamente, hasta el punto que aquella noche en su actuación circense intentó hacer una imitación de Charlot. El público le premió con una gran ovación.

El éxito no dejó de acompañarles y la figura de Josep se consagró como la gran estrella del grupo.
Buenos Aires (Argentina)


Triunfaron en Londres, París y, sobre todo en Argentina, donde ciudades como Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Mar del Plata reclamaron su presencia.

Pero poco a poco, entre los componentes de la familia, fue aflorando una envidia que provocó una situación insostenible.
En 1933 Josep abandonó el grupo familiar a los 37 años de edad, y junto a su esposa Carmen Busto Rinke (hija del payaso Gregorio Busto) con quien se había casado en Valencia el 15 de enero de 1920, y sus cuatro hijos Paulina, Juanito, Charlie y Valentino, inició una nueva carrera en solitario. Su mujer fue siempre su gran colaboradora en los montajes y efectos sonoros de sus actuaciones.

En esa época Josep adopta el nombre artístico de Charlie Rivel, desarrollando su carrera profesional sobre todo en el extranjero.

Actuó en Dinamarca, Suecia y Alemania. Volvió de nuevo a Argentina, Bélgica, Holanda, Suiza, Italia y Alemania.

Josep Andreu i Laserre

A partir de  1935, y hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, supuestamente trabajó para el departamento de propaganda del Tercer Reich, manteniendo relaciones de amistad con Adolf Hitler y Joseph Goebbels.  Después tuvo problemas para abandonar Alemania, pues la Segunda Guerra Mundial le prohibió la salida y le obligó a cumplir los contratos que tenía firmados.

Charlie Rivel con su silla y su guitarra
Fue en esa etapa cuando coincidió el encuentro de Charlie Rivel con la que habría de ser su verdadera y triunfadora personalidad (vestido rojo hasta los pies, una silla y una guitarra).

Al finalizar la guerra Josep pidió ayuda al General Franco, quien le proporcionó el pasaporte para poder entrar en España.

En Finlandia recibió una propuesta para actuar en Barcelona y mientras viajaba hacia la ciudad condal no cesaba de pensar en el pueblo que le vio nacer y que todavía no conocía: Cubelles
Recibimiento a Josep Andreu en su pueblo natal de Cubelles


El recibimiento que le brindó su pueblo fue apoteósico. A cambio, Charlie Rivel prometió volver para vivir allí.







Convertido ya en el payaso aullador que todos recordamos, en 1954 regresó a Barcelona contratado por el circo Price donde se convirtió en una de sus principales estrellas.

 





Josep Andreu i Laserre en su pueblo.





Actuó en Cubelles en 1963 y puso su nombre a una calle. Cumpliendo su promesa de residir allí, en 1969 se construyó una casa en dicho lugar.

Figuró entre los payasos a los que, en 1971, el director de cine italiano Federico Fellini, rindió homenaje en su película “I clowns”.
 
En 1973 dio nombre a una de las mayores escuelas municipales de Catalunya: “Josep Andreu-Charlie Rivel” y que está está situada en el pueblo natal del ilustre payaso donde pasó los últimos años de su vida.
El pueblo de Cubelles le nombró  hijo predilecto en 1976.
Charles Chaplin “Charlot”

Su nombre artístico, Charlie Rivel, fue un homenaje a Charlie Chaplin. Precisamente se cuenta como anécdota que venció en un concurso de imitadores de Charlot . En  dicho concurso también se presentó, de incógnito, el propio Chaplin, quedando en tercer lugar. Durante la entrega de premios Chaplin le preguntó a Charlie Rivel: “¿es usted quien me imita a mí, o soy yo quien le imita a usted?”.

Caricatura de “Charlie Rivel”

Fue un completísimo artista. Le bastaron una silla, una guitarra y su gran talento para comunicarse con el público de todas las edades.

Hizo emocionar a generaciones de espectadores con un personaje mítico y  tierno. Un payaso con un largo vestido encarnado que le llegaba hasta los pies, un pelucón anaranjado, una narizota roja cuadrada y  dos zapatones. La ternura de su prolongado llanto terminado con un aullido a la luna  ha pasado a los anales de la historia del circo.
 

Charlie Rivel, el payaso.

Curiosamente todo empezó cuando un día al entrar en la pista del circo, antes de iniciar su actuación, un niño al verlo empezó a llorar desconsoladamente (sin duda era la primera vez que veía a un payaso).

En esta situación Charlie no podía empezar su número, porque el público estaba más pendiente del escandaloso llanto de la criatura que de él.
Charlie se acercó entonces al pequeño para hacerle una caricia y tratar de calmarlo. El intento no tuvo éxito y el niño continuó llorando todavía más desesperadamente. Ello provocó las risas del público. Charlie Rivel, buen conocedor de la psicología infantil, se desplazó al centro de la pista y, en solidaridad con el pequeño, empezó también a llorar de manera desconsolada. El crio se calló en el acto, viendo con sorpresa como se expresaba en su mismo idioma, el llanto, aquel payaso amenazador vestido hasta los pies de rojo y con grandes zapatos.
 
Cuando Charlie, todavía con lágrimas se acercó al niño, éste con los ojos como luceros, se quitó el chupete de la boca y se lo entregó al payaso. Charlie entonces dejó de llorar y el público enfervorecido arrancó en una larga ovación. Hoy, aquel chupete se conserva en las vitrinas del Museo Charlie Rivel de Cubelles.
 
Charlie Rivel está considerado como el payaso del aullido universal y una de las personalidades más acusadas del mundo del circo.
Monumento al payaso en los jardines de Joan Brossa


Por iniciativa de Radio Nacional de España y el Ajuntament de Barcelona fue inaugurado el 30 de enero de 1972, en los actuales Jardines de Joan Brossa (entonces Parque de Atracciones de Montjuich), un monumento consistente en una estatua de bronce de 4 metros de altura, realizada por el artista Joaquim Ros y Sabaté, en homenaje a Charlie Rivel. Al acto asistió el propio Charlie Rivel con dos de sus hijos. Por desgracia no pudo hacerlo su esposa Carmen Busto al haber fallecido esa misma semana, víctima de un ataque cardíaco, cuando se encontraba de viaje, precisamente para asistir al acto.

Diez años después de la muerte de su esposa Carmen, en junio de 1982, se casó en segundas nupcias con Margarita Camas Reig.
 
Entre  otros muchos galardones recibió la Medalla de  Oro de las Bellas Artes, la Orden de Isabel La Católica, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y la del Ayuntamiento de Cubelles. La Generalitat de Catalunya, en 1983, le distinguió con la Creu de Sant Jordi.
 
Josep Andreu i Lasserre, el gran Charlie Rivel, falleció en el hospital San Camilo de  Sant Pere de Ribes (Barcelona) el 26 de julio de 1983.
 
Monumento en Cubelles

Una estatua en su honor fue inaugurada, el 27 de julio de 1998, en su pueblo natal de Cubelles.

Para finalizar, debo decir, que nunca tuve la suerte de asistir en directo a ninguno de sus espectáculos. En cambio, le vi actuar varias veces por televisión. Me pareció siempre un artista genial, un fuera de serie. Charlie Rivel fue el creador de un estilo de humor fino y diferente, asequible y cercano. Nada que ver con el tipo de payaso convencional más o menos gracioso de la época.

Charlie Rivel en una foto dedicada a Cubelles
Y a veces me pregunto, ¿Quiénes fueron realmente Josep Andreu i Laserre y Charlie Rivel?

Josep Andreu i Laserre  ¿o “Charlie Rivel”?






                        ¿Quién suplantó a quién?


Charlie Rivel  ¿o Josep Andreu i Laserre?

¿Quién se ocultó, durante tantos años, en el interior de un vestido encarnado largo hasta los pies, un pelucón anaranjado, una narizota roja cuadrada, y un par de zapatones?

¿Quién era ese extravagante personaje, cargado de humanidad, a quien le bastaban una silla, una guitarra y unos tiernos  y prolongados sollozos, finalizados siempre con un cariñoso aullido a la luna, para llegar hasta la  fibra sentimental de los espectadores?

Pienso que tal vez Josep Andreu i Laserre fue un niño adulto y Charlie Rivel un adulto niño.
¿O quizás fue al revés? 

                                  Siempre me quedará la duda……
                                
                                                                   
Anuncios

EL GATO PERSA EUROPEO, “EL REY DEL SOFÁ”

Posted on Actualizado enn


Hoy quiero rendir un merecido homenaje a mi mascota  y también personificar en él  a todos los animalitos domésticos que, con su compañía, nos hacen la vida más feliz.

En principio habría que distinguir entre el gato persa americano, de nariz superchata y el persa europeo de nariz algo más pronunciada y de perfil respingón.

 

El gato persa europeo, mi gato, es un vanidoso seductor nato y un fiel compañero. Lo más parecido a un perrito. Tanto es así que a veces opino que debería llevarlo a la consulta de un psiquiatra porque creo que Leo, así se llama, en muchas ocasiones piensa que es un can. En cuanto le lanzas una bolita de papel o una pelotita acude raudo a buscarla, la recoge en su boca y la deposita justo a tus pies para que se la vuelvas a arrojar.

Sí, seguramente suena a broma pero, es totalmente cierto. Quienes le conocen pueden dar buena fe de ello.
 






Su carácter amable y tranquilo le hace ser uno de los felinos más apropiados como animal de compañía. Su paciencia y fidelidad se adapta perfectamente al carácter de los niños y de los adultos. Te devuelve con creces las atenciones que le ofreces.
 




Seguramente un gato persa es la mejor opción para aquellas personas a las que les  gustan los mininos,  pero que viven en pisos o lugares con poco espacio. Es una de las razas más inteligentes y tranquilas de los felinus domesticus.

Dicen que todos los animales, desde el momento en que los adoptas, eligen  a su líder, a su jefe, a su dueño principal o como queramos llamarle. En el caso de Leo tuve la suerte de ser yo, aunque él y mi esposa Mª Eugenia se adoran mutuamente.

 
Ama el silencio, la tranquilidad y el orden sobre todas las cosas. Como gran  dormilón que es le encanta tumbarse y descansar en todos los lugares donde me muevo habitualmente por la casa, como la mesa y sillones de mi escritorio. De un tiempo a esta parte, su lugar preferido es el sofá. Por algo se denomina al ejemplar de esta raza “el rey del sofá”.
 
Es un animal vanidoso, presumido, tranquilo y reposado. Se distingue del resto de felinos porque a pesar de ser un gran juguetón también es un poco perezoso, no hace ruidos,  ni se dedica a trepar, arañar, etc. Pero, sobre todo, se destaca  por el gran cariño que  te ofrece a todas las horas del día.
 
El gato persa, al contrario de otras razas, apenas maúlla. Y cuando lo hace su vocecita  es como una caricia para el oído humano. Según lo que te tenga que pedir: comida, caricias, juegos, etc. emite un tono de voz diferente pero siempre con gran dulzura.
 
Su bello pelaje y sus ojos conforman una parte importante de su atractivo, pero eso sí, necesitan un cuidado diario por parte de los dueños. Este  dócil compañero cambia su largo y abundante pelaje durante todo el año, lo que supone tener que cepillarle diariamente el manto para evitar que se le formen bolitas y también limpiar a menudo el pelo que va dejando en alfombras, sofás, ropa, etc.
 
Sus ojos deben lavarse a diario junto con los lacrimales ya que, debido a no tener su nariz tan pronunciada como los gatos comunes, el conducto nasolacrimal  no funciona adecuadamente y por lo tanto tiende a tener los ojos legañosos, sobre todo por las mañanas.


Es importante pues, no olvidar cada mañana cepillarle  el pelaje para eliminar el pelo suelto y los nudos que se le hayan podido formar.  También  limpiarle los lacrimales con una pequeña gasa húmeda para quitarle las legañas producidas durante la noche.
 
Si se le acostumbra de cachorrito, se le pueden cortar las puntitas afiladas de las uñas y bañarlo mensualmente, con lo cual estará siempre radiante como corresponde a un ejemplar de su categoría.
 
¡Ah, se me olvidaba algo!  Resulta impresionante ver como nos  alerta cada vez que suena el timbre de la puerta, el teléfono, el timer de la cocina, o como se sube a la cama para avisar que sonó el despertador.
 
Y, ya para terminar, afirmo que un gato persa europeo es una mascota fuera de serie. Más que un animalito es un compañero que te ofrece cariño y alegría durante toda su vida.

 

Ignoro si el perfil del persa europeo que describo se corresponde exactamente con la generalidad de la raza,  pero he tratado de ser fiel a la realidad del animal que convive conmigo.
 
Creo que los amantes de los animales, me comprenderán perfectamente.                              



A Leo, mi querido gato persa europeomi mascota,  

 

                                                          





“el rey del sofá”    

SALVADOR PUIG ANTICH

Posted on Actualizado enn

Salvador Puig Antich

El pasado mes de marzo se cumplieron 39 años de la muerte del joven militante anarquista Salvador Puig Antich.

 
Nació en Barcelona un 30 de mayo de 1948 en el seno de una familia  trabajadora de clase media y fue el tercero de seis hermanos.
 
Estudió en el colegio religioso de La Salle Bonanova de la ciudad condal, de donde fue expulsado por conducta indisciplinada. Pasó al internado de los Salesianos de Mataró y más tarde lo hizo en el Instituto Maragall de Barcelona.
 
 
 
Con los amigos.
Precisamente en este último centro conoció a Xavier Garriga y a los hermanos Oriol e Ignasi Solé, con quienes entabló muy buena relación.
 
Juntos coincidieron en sus inquietudes políticas. Poco tiempo después crearon el Movimiento Ibérico de Liberación (MIL), que nació como una organización de corte anarquista.
Con uniforme militar.

 

 
 
 
En 1971 tras terminar el servicio militar en Ibiza, Salvador, con 23 años, se trasladó a Francia junto a otros compañeros. 
 
 
Allí practicaron el robo de coches y pequeños atracos para sobrevivir, además de publicar revistas y panfletos clandestinos prohibidos por la dictadura española.
 
Eran un grupo de jóvenes idealistas e inconformistas, empeñados en acabar con el régimen franquista. Trataban de cambiar una sociedad en la que imperaba un sistema capitalista y autoritario.

Cuando regresaron a Barcelona, y como necesitaban reunir fondos para financiar la “lucha obrera”, empezaron a asaltar bancos. No obstante, nunca atentaron contra las fuerzas de seguridad ni colocaron bombas.

El día 2 de Marzo de 1973, con motivo del atraco a una oficina bancaria,  se produjo un tiroteo y el cajero resultó gravemente herido. A partir de este suceso el acoso de la policía fue constante.
 
Como consecuencia de la presión policial la mayor parte de los integrantes del MIL propusieron su autodisolución.
 
A pesar de todo, Salvador decidió continuar con la lucha junto a otros compañeros.
 
El 15 de septiembre del mismo año, en Bellver de Cerdanya.  atracaron una sucursal de La Caixa, en el que sería su último asalto. La Guardia Civil detuvo, entonces, a sus compañeros Oriol Solé, José Luis Pons y Santi Soler.
 
Trasladado a la comisaría Santi Soler confesó, bajo tortura, que a las seis de la tarde del día siguiente tenía una cita con Xavier Garriga, en el bar Funicular de Barcelona (en la esquina de las calles Girona y Consell de Cent).
 
 
Salvador Puig Antic

 

La policía utilizó a Santi Soler para tender una trampa a Xavier Garriga, quien casualmente ese día acudió acompañado por Salvador Puig Antich.
 
En el bar Funicular les estaban esperando varios policías vestidos de paisano, de la Brigada Político Social de Barcelona. Allí se entabló una pelea que desembocó en plena calle.
 
Ante el alboroto de los vecinos, los policías arrastraron a Garriga y a Puig Antich a un portal de la calle Girona 70.
 
Garriga iba desarmado y no opuso resistencia a los policías, pero sí lo hizo Salvador, quien recibió varios culatazos en la cabeza y al que se le confiscó una pistola cargada sin montar.
 
Garriga logró escapar pero la colaboración de varios transeúntes, que le zancadillearon, permitió que dos policías le alcanzaran y le detuvieran.
Postrado en el suelo, Xavier Garriga escuchó varios disparos procedentes del portal.
 
En pleno forcejeo con los policías, Salvador había sacado otra pistola que llevaba en su espalda y, medio inconsciente, había efectuado dos disparos.
 
En el cruce de tiros el subinspector  Francisco Anguas, de 23 años de edad, perdió la vida, mientras que Salvador, malherido, con una bala en la mandíbula y otra en el hombro, fue hecho preso.
 
Nunca se supo a ciencia cierta, ni se interesó averiguar,  lo que ocurrió verdaderamente en el portal de la calle Girona 70.
 
Los hechos demostraron que Salvador había efectuado  sólo dos disparos, mientras que el cuerpo del subinspector Anguas presentaba cinco orificios de bala.
 
Todo esto acaeció el 25 de septiembre de 1973.
 
En la comisaría, obligaron “cariñosamente” a Xavier Garriga a firmar una declaración, mediante la cual  aseguraba que Salvador Puig, con sus disparos, había causado la muerte del subinspector Anguas.
 
Un Consejo de Guerra reunido el 8 de enero de 1974 condenó a Salvador Puig Antich a la pena máxima, sin  siquiera haberle juzgado. Una farsa más de la dictadura fascista de aquellos tiempos…
 
 
 
Atentado contra Carrero Blanco.
Luis Carrero Blanco

 

 
 
 
Días antes, un atentado de la organización terrorista ETA había hecho saltar por los aires el vehículo en el que viajaba el almirante Luis Carrero Blanco.
 
 
 
 
 
 
Carlos Arias Navarro
 
 
 
El régimen fascista tenía que demostrar  “mano dura”, así que  el día 1º de marzo de 1974 el gobierno presidido por Carlos Arias Navarro firmó el “enterado” por el que se condenaba a muerte a Salvador.
 
 
Francisco Franco Bahamonde

 

 
 
Sólo el dictador Francisco Franco tenía el privilegio de frenar la ejecución…
 
 
 
 
Ese mismo día se organizaron manifestaciones de protesta en muchos países de Europa.
 
La crítica internacional se movilizó solicitando clemencia para Salvador, pero de nada sirvieron las peticiones de indulto llegadas de mandatarios extranjeros, incluso del Vaticano.
 
Todo fue en vano, el general Franco hizo caso omiso de las súplicas.
 
Salvador Puig Antich, de 25 años de edad, fue ejecutado mediante “garrote vil” en la cárcel Modelo de Barcelona, a las 9,20 horas de la mañana de un frío y desapacible  2 de marzo de 1974.
 
Garrote vil

 

 
Este primitivo medio de ejecución, vigente en España desde 1820 hasta 1978, terminaba con la vida de los condenados mediante la rotura del cuello. Se trataba de un collar de hierro asido a un tornillo con una bola en el extremo y aunque teóricamente la muerte debía producirse  de forma instantánea, lo cierto es que en la mayoría de los casos provocaba lesiones laríngeas y la víctima moría por estrangulamiento.
 
Garrote vil

 

 
 
La fuerza física del verdugo que giraba el tornillo y aplastaba el cuello progresivamente hacia adelante, hasta dislocarlo, era determinante.
 
 
 
El verdugo fue López Sierra. Al parecer era un tipo canijo y bebedor que acudía siempre a las ejecuciones lleno de alcohol. Ello le impedía actuar con la presteza necesaria para finiquitar a los reos con rapidez.
 
La escasa fuerza física de López Sierra hizo que Salvador tardara 20 minutos en morir…
Salvador Puig Antich fue el último condenado del franquismo ejecutado con este cruel procedimiento.

Sus restos reposan en el cementerio de Montjuic de Barcelona, agrupación 14, nicho 2737.


¿Quién fue en realidad Salvador, un delincuente, un héroe, un mártir?…

Salvador Puig Antich

 

En cualquier caso, Salvador Puig Antich fue un idealista romántico, capaz de luchar por un mundo mejor y de dar su vida por los demás …….
 
 
 

UN SILEÑO LLAMADO RAMÓN

Posted on Actualizado enn


 

DE UN SILEÑO 

   LLAMADO 


    RAMÓN



Coincidiendo con el otoño de 1908, el matrimonio formado por Leoncio y Benedicta “la del tuerto” (pues tal era el apodo con el que se conocía a Leoncio, al haber quedado ciego del ojo derecho al poco de nacer debido a una desafortunada intervención casera) tuvieron a su primer hijo un lunes 21 del mes de septiembre.


Fue en el pueblecito  jienense de Siles, zona eminentemente olivarera y perteneciente a la comarca de la Sierra de Segura donde nació el bebé.
 


Se le bautizó con el nombre de Ramón Mateo. No obstante siempre se le conoció como Ramón. Lo de de Mateo fue en honor del santo del día, algo muy común en la época.  Ramón fue el primogénito de siete hermanos.

 
Junto a sus padres y sus seis hermanos, Ramón creció en el seno de una familia muy humilde y trabajadora.
 
Corrían tiempos difíciles en toda Europa.  Charlot  triunfaba en el cine mudo, los carros eran tirados por bueyes, las mujeres vestían de negro, los curas eran considerados como enviados de Dios y  un gran segmento rural   de  este país  era conocido como la “España negra y profunda”.
 
Mientras  las mujeres se dedicaban a las labores propias del hogar los hombres, mayoritariamente jornaleros, se deslomaban con los duros trabajos del campo.

Salían de sus casas con la primera luz de la mañana y no regresaban hasta la puesta del sol.  Se llevaban la comida, que consistía casi siempre en un trozo de pan y un pedazo de tocino crudo o similar.

Los alimentos calientes se tomaban por la noche en casa.
 
En las zonas rurales a casi todo el mundo se  le asignaba un mote, un segundo nombre.

Así pues era habitual entre  los sileños,  hablar con “el Pinocho”, “el Abuelo”, “ el Cara-mierda”, “la Pedorra” y así tantos y tantos sobrenombres graciosos. 

Ramón no podía ser menos. A él probablemente por su físico de joven algo rellenito, le apodaron “el Bolo”.
 
Ramón creció y se hizo hombre conviviendo con esos  primitivos valores propios de su época y del lugar que le vio nacer. Esos ambientes naturales y rurales del campo le marcaron de por vida y  los llevó siempre en su corazón.
 
Como es de suponer, dadas las circunstancias, Ramón dispuso de muy poco tiempo para asistir a la escuela.  Aun así aprendió a leer, a  escribir y las cuatro reglas: sumar, restar, multiplicar y dividir.
 


Ya mozo y en edad militar, viajó hasta Madrid para cumplir con el deber patrio y obligatorio de aquellos tiempos, el servicio militar. 

Se incorporó al Regimiento de Caballería de los Húsares de la Princesa.

 

Ello fue determinante a la hora de poder disfrutar de una vida militar más cómoda. 
 
Finalizada esa etapa Ramón regresó a Siles, el pueblo que le vio nacer y crecer y  donde residía toda su familia.
 
Se encontró con una gran sorpresa. Desde su ausencia las cosas  habían ido a peor. La gente joven no encontraba futuro en el campo y  estaba empezando a emigrar a otros lugares en busca de mejores oportunidades.
 
Dos de sus hermanas le comentaron a Ramón que unas familias catalanas, residentes en Barcelona, les habían ofrecido trabajo a ambas como asistentas de hogar y que habían aceptado.
 
Ramón pensó seriamente en la decisión que habían tomado sus hermanas y  después de mucho meditar decidió también viajar  a  la ciudad condal para tratar de encontrar algún trabajo con garantías de futuro.
 
Los tiempos no eran fáciles, sobre todo para un joven pueblerino recién llegado, sin oficio, sin estudios y con escasos recursos económicos. No obstante, su honradez y sus ganas de trabajar le fueron abriendo caminos.
 
Un día sus hermanas le invitaron a que las visitara  un fin de semana  en Sant Feliú de Codines pues era en dicha localidad donde con “los señores”, pasaban los veranos.
 
Situado  a tan solo 35 kms. de Barcelona, Sant Feliú de Codines era un lugar donde acudían a veranear algunas familias acomodadas de la burguesía de Barcelona.
 

Un domingo por la mañana, Ramón decidió viajar hasta Sant Feliú de Codines. Aquella visita cambiaría su vida.

Cuando descendió del autobus que cubría el trayecto de Barcelona a Sant Feliú de Codines, sus hermanas emocionadas le abrazaron cariñosamente.

Junto a ellas se hallaba una atractiva joven. Sin mediar comentario previo, una de las hermanas exclamó: “¡Bueno, os vamos a presentar!..”
 

“Florinda, este es nuestro hermano Ramón, del que ya te hemos hablado en alguna ocasión.”

 
“Ramón, ésta es nuestra amiga y compañera de trabajo, Florinda.”


De ese encuentro nació una relación entre Ramón y Florinda que duraría más de 60 años.


 


El 17 de junio de 1937 contrajeron matrimonio en Barcelona.

 


Poco tiempo después las cosas se  complicaron en España. La amenaza  de una guerra civil era inminente.
 
Florinda estaba embarazada y, en vista del rumbo que iban tomando los acontecimientos, Ramón y su familia decidieron trasladarse a Siles donde residían sus padres y el resto de sus hermanos. 
 
Mientras tanto las cosas no mejoraban. España continuaba amenazada por el fantasma de la guerra. Por un parte estaba el bando republicano y, por la otra, el nacional. 
 
La situación se tornó insoportable y desgraciadamente ocurrió lo que nunca debió haber sucedido: el 17 de julio de 1936 se inició una guerra fraticida, la peor de las guerras, en la que dependiendo del bando donde uno se encontrara ubicado, luchaban padres contra hijos, hermanos contra primos…

 



Ramón, junto a muchos otros, fue hecho prisionero y trasladado al campo de concentración de Torremolinos (Málaga). Un infernal espacio sin barracones ni letrinas, situado al aire libre y rodeado de alambradas a través de las cuales los pueblerinos, compadecidos, les arrojaban comida.

Entre 1938 y 1939 más de 4000 condenados a trabajos forzados construyeron el aeropuerto de Málaga.
 
Durante ese tiempo, el 3 de abril de 1938, su esposa Florinda, dio a luz en Siles a su primer hijo, al que tiempo más tarde bautizarían con el  mismo nombre de su padre, Ramón.
 
Un año después, el 1 de abril de 1939 finalizó la guerra. Venció el ejército del general Franco quien instauró en España un régimen dictatorial de carácter fascista que duró 40 años.
 
Gracias a los buenos oficios de un primo de Ramón que, a la sazón, ocupaba un cargo de relevancia en Madrid, éste fue puesto en libertad. 

Regresó rápidamente a Siles donde conoció al pequeño Ramón, el hijo que no pudo ver nacer.
 
Cuando la situación se calmó Ramón junto a su esposa Florinda y su hijo, regresaron a Barcelona.

 

Allí les esperaba María Braulia (Maruja),  hermana de Florinda, con su marido, militar, José (Pepe) y la hija de ambos, Milagros.Ellos ayudaron al matrimonio a ubicarse de la mejor manera posible, dentro de la difícil situación en que se hallaba el país en plena posguerra.
 
Al poco tiempo, Leoncio y Benedicta, padres de Ramón, vendieron las escasas pertenencias que tenían en el pueblo de Siles y  se trasladaron a vivir con todos sus hijos a Caldes de Montbui, pueblecito cercano a Sant Feliú de Codines y muy conocido por la bondad curativa de sus aguas termales.
 
A pesar de sus limitaciones profesionales, Ramón trabajaba en Barcelona aceptando cualquier tarea que le ofrecían. Sus superiores le reconocían, y  agradecían la voluntad y el entusiasmo que ponía siempre en el trabajo.
 
En una ocasión, prestando sus servicios como peón de albañil, se rompió el andamio y  cayó desde una considerable altura, fracturándose una pierna y un brazo. Al parecer el andamio no reunía las condiciones que exigía la ley para trabajar con un mínimo de seguridad.
 
Los abogados le aconsejaron, entonces, formular una denuncia contra el propietario, pero Ramón se negó rotundamente alegando que había sido un accidente y que no quería perjudicar a la empresa que le había ofrecido un trabajo en aquellos tiempos difíciles.

 

 




El 26 de enero de 1941, en el Hospital Clínico de Barcelona, nació su segundo hijo al que pusieron de nombre José María  en honor de la hermana y el cuñado de su esposa Florinda.


 









La llegada del segundo vástago obligó al matrimonio Ramón y Florinda a redoblar sus esfuerzos.

 


Ramón no conoció fines de semana, vacaciones ni fiestas. De lunes a sábado trabajaba en un lugar y el domingo en otro.

 
Florinda se pasaba las mañanas atendiendo las labores del hogar. Por las tardes, canturreando constantemente  los tangos del gran Carlos Gardel, se dedicaba a coser con su Wertheim  todos los trabajos de costura que le ofrecían.



 

Al tiempo sus hijos Ramón y José María hacían sus deberes escolares escuchando las letras de esas melodías porteñas del maestro del tango argentino.
El matrimonio se preocupó siempre porque sus hijos Ramón y José María tuvieran la formación que a ellos no les pudieron ofrecer sus padres.
 
Ramón siempre decía que en la vida era mejor mandar que ser mandado. Ponía como ejemplo sus callosas manos para decirles a sus hijos: esas manos no las quiero para vosotros.







Con el paso del tiempo, sus hijos Ramón y José María dejaron el hogar paterno para formar sus propias familias.







 



Los años, ley de vida, jubilaron a Ramón, quien pasó una tercera edad feliz y sosegada junto a su esposa Florinda.





 


Gozó de la tranquilidad. Del descanso del guerrero. De las visitas breves (si eran demasiado largas se agotaba). Gustaba de cenar e ir a dormir temprano. 
Solía conversar con sus vecinos tomando el sol, sentado en un banco de la plaza de su barrio.





Disfrutaba de los comentarios que les hacían sus hijos sobre    sus respectivos trabajos o  viajes profesionales. 

 











De las “batallitas” que les explicaba a su cinco nietos…

Cumplidos los 87 años empezó a tener molestias que le obligaron a visitar al médico. El pronóstico no presagiaba  buenos augurios. Para tranquilizarle le dijeron que se trataba de una pequeña úlcera, pero a la familia le confirmaron que se trataba de un cáncer  de colon.

Ramón se despidió de este mundo en la madrugada el día 29 de abril de 1996 a las 2,40 horas.

 

Ese hombre luchador, ese hombre amante de la familia y de sus hijos, ese hombre trabajador incansable, ese hombre al que nunca le gustaron los conflictos, ese hombre ejemplo de sacrificio, ese hombre generoso, ese hombre humilde, ese gran hombre…  

    
                            Ramón, fue mi padre…
                          



             

¿REALIDAD O FICCIÓN?

Posted on Actualizado enn



¿LA VIDA ES SUEÑO?   NO. ¡LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON!…


Suena el despertador. Son las 7,30 horas de la mañana de un miércoles laborable.
Me levanto de la cama, me ducho, me aseo y me visto. Ah!, perdón, mi nombre es Iñaki.

Entre tanto mi esposa Cris  apremia  a nuestros cuatro hijos: Joan, Pau, Miqui e Iri para que hagan lo propio.

En la cocina Monalisa, la asistenta rumana, prepara el desayuno ante la atenta mirada de nuestra mascota Leo, un gatito persa que nos regaló hace 5  años el matrimonio Laforet, unos amigos belgas que nos visitaron en Barcelona con motivo de la inauguración de nuestra actual residencia en Pedralbes.

Sobre las 8,15 horas salgo al jardín que circunda nuestro palacete para recoger la prensa matutina que el repartidor deposita de manera puntual diariamente en el buzón.

Al regresar me encuentro a Cris  y a los niños  esperándome sentados junto a la mesa.  Como de costumbre Monalisa nos ha preparado varias piezas de bollería y unas sabrosas tostadas con mantequilla, confitura de fresas y melocotón.

Mientras nos desayunamos ojeo la prensa y  le voy comentando a Cris los titulares.

Nada que destacar cariño, todo sigue igual: corrupción política, fraude fiscal,  más desempleo,  el timo de las preferentes, de nuevo sube  la prima de riesgo, huelgas y más huelgas, manifestaciones….  en fin lo mismo de cada día.

El té con leche pone punto final a la reunión matinal.

Me dirijo al garaje para sacar el coche. Entre tanto Cris, como siempre, ayuda a los niños a colocarse el uniforme escolar y besa a cada uno  de ellos deseándoles una provechosa jornada.

Mientras los chicos se acomodan en el interior del automóvil me despido de mi mujer con un beso.
A las 9,00 horas dejo a los niños en el  St. James School.

Mi esposa los pasará a recoger con su coche a las 18,00 horas, pues el almuerzo lo realizan en el propio instituto.

Nuestros cuatro hijos cursan sus estudios en este exclusivo colegio privado donde aparte de la enseñanza obligatoria, aprenden también idiomas.

Sobre las 9,30 horas llego a mi despacho.
Me encuentro con varias notas y llamadas telefónicas que resuelvo de inmediato, gracias a  la eficaz colaboración de mi secretaria Julita. 

Es  precisamente Julita  quien,  revisando la agenda del  día,  me recuerda que hoy es el cumpleaños de mi esposa.

 ¡Dios santo!,  ¿cómo me puedo haber olvidado que hoy Cris cumple 47 años?  ¿Que habrá pensado de mí ?

Le ruego a mi secretaria que encargue un ramo con  47 rosas rojas y lo envíe  con urgencia a mi domicilio, a la atención de  mi esposa.

Sobre las 12,30 horas recibo una llamada telefónica muy cariñosa de Cris agradeciéndome el hermoso ramo de rosas.

Le ruego que me disculpe porque últimamente he estado un poco distraído debido a unas importantes  negociaciones que estoy llevando a cabo, junto a mi socio Diego, y  en el que están  en juego varios millones de euros.

Cris mi amor, le digo, tu 47 cumpleaños nos ha traído suerte. Hace unos instantes, poco antes de recibir tu llamada,  he cerrado con éxito la operación de la que te hablaba y que nos va a proporcionar unos grandes beneficios. Un motivo más para celebrar este importante día.
Cariño ¿qué te parece si después que recogas esta tarde a los niños en el St. James School  los dejas en casa bajo la custodia de Monalisa?  Que se encargue ella de prepararles la cena y  les deje ver  un rato la televisión antes de acostarlos.

Si estás de acuerdo a las 21,30 horas te estaré esperando en el restaurante Maxim’s,  en la mesa del reservado Vip.  Ya sabes, aquella tan simpática con velitas que durante tanto tiempo fue  mudo testigo de nuestros encuentros amorosos.

Celebraremos tu 47 aniversario con una romántica cena y brindaremos por el éxito  empresarial  obtenido hoy.

Y si no te importa, podríamos concluir la fiesta en la cama de la habitación que se encuentra detrás del reservado, cuya llave nos facilitaba nuestro amigo y confidente Pierre, ¿te acuerdas, cariño?

Iñaqui, vida mía, no has cambiado. Me sigues seduciendo como el día en que te conocí.

Estaré puntualmente a las 21.30 horas en el Maxim’s. Te quiero…

Y así fue como conmemoramos el 47 aniversario de mi esposa  Cris dando rienda suelta a nuestro amor.

                                                           ………………………………..
Suena el despertador.  Son  las 7,30 horas de un miércoles laborable.

Mi mujer Cristina me propina un golpe en la espalda mientras exclama:  Ignacio  levántate y vete a repartir curriculums.  A ver si hoy tienes más  suerte y te sale algún curro.

Mira la nevera para ver si queda algo con que poder desayunar.

Cuando lleves los chiquillos al colegio dile a Julia, la secretaria del director, que de  los 4 meses que le debemos trataremos de adelantarle algún dinero la próxima semana, cuando cobremos  el  desempleo. 

Pásate por la panadería y dile a Manoli que te entregue tres baguettes  y que las apunte en la cuenta.

Cuando regreses, trata de ordenar un poco el piso porque yo tengo que ir a hacer la limpieza de dos escaleras, una oficina y  el puti club ese de tu amigo Pierre,  el que te puso de mote  “ Iñaki el empalmado”.
No sé a que hora volveré.  Ah! y no protestes en voz baja porque si no fuera por mí…… en esta casa no entra un euro.

En aquel instante suena el timbre de la puerta, ¿quién es? respondo. Hola Sr. Ignacio, soy Diego el conserje. Aquí hay unos señores del  juzgado que le traen una orden de desahucio. Dicen que mañana  tienen  que abandonar ustedes el piso debido a que la propietaria les ha denunciado por el impago de  varios recibos del alquiler….



LA VIDA ES SUEÑO
¿Qué es la vida? Un frenesí
¿Qué es la vida? Una ilusión
Una sombra, una ficción,
Y el mayor bien es pequeño;
Que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

                                       (Pedro Calderón de la Barca)

LIONEL MESSI, EL TRIUNFO DEL SACRIFICIO, LA HUMILDAD Y LA PERSEVERANCIA

Posted on Actualizado enn

Merced  a un contrato de colaboración con  Dolce & Gabbana, el pasado día 7 de enero, Lionel Messi  se permitió el lujo de recoger su merecidísimo 4º Balón de Oro, vestido con un elegante traje de esmoquin de la prestigiosa marca italiana .

Sin embargo hace poco más de 15 años sus padres no podían costearle los medicamentos que precisaba para combatir el raquitismo que le impedía crecer y desarrollarse al ritmo de los demás muchachos de su edad.

Un 24 de junio de 1987 vino al mundo en la ciudad argentina de Rosario el que, al cabo de los años, habría de convertirse en icono mundial. Para la mayoría de la crítica especializada, el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos.
 
Con 5 años empezó jugando en un club de barrio en Grandoli y a los 7 destacaba en el equipo Newell’s Boys. Por aquel entonces su entrenador Gabriel Digerolamo se atrevió a compararlo con Maradona  cuando tenía su misma edad.

 

La infancia del futuro crack no fue fácil pues con tan solo 8 años tuvo que someterse a un tratamiento especial de crecimiento. Ello le exigía un gran sacrificio. Diariamente tenía que inyectarse en las dos piernas pero soportaba el dolor soñando en llegar a ser de mayor un gran futbolista. El tratamiento era muy costoso, cerca de 33,000 $ USA por 3 años, y sus padres no estaban en condiciones de poder afrontarlo.
 
A los 11 años le llegó la oportunidad de probar en el club River Plate, (junto a Boca Juniors el  más importante de la ciudad de Buenos Aires). Pese a que su juego deslumbró al equipo técnico sus responsables rechazaron al niño  por el mismo motivo, la enfermedad hormonal que afectaba su crecimiento.
 
Fue entonces cuando el destino quiso que su padre Jorge entrara en contacto con unos parientes que vivían en España. En Lleida (Catalunya), población distante a 160 kms. de Barcelona, le ofrecían trabajo a su padre. Después de pensárselo bien, la familia decidió trasladarse a la madre patria.
 
Al poco tiempo Leo (como le gusta a Lionel que le llamen),  con 13 años de edad, se desplazó a Barcelona para efectuar unas pruebas con el club más importante de la ciudad, el Barça.
 
Leo jugó con niños dos años mayores que él bajo la atenta mirada de Carles Rexach, ex jugador del Barça y por aquel entonces ojeador de jóvenes valores para el club. Su diferencia física, su edad y su baja estatura, no impidieron que su técnica, su regate, y su velocidad impresionaran de forma muy positiva al técnico azulgrana. Su informe fue definitivo para que el club catalán lo incorporara a su equipo y le ofreciera  costear el tratamiento de su enfermedad.
 
Como anécdota cabe citar que el compromiso entre el Barça y  Messi lo firmaron Rexach y Leo (de forma provisional) en una servilleta de papel de las que suelen utilizarse en los bares.
 
A partir de ese momento desde las categorías inferiores Leo empezó a destacar con su fútbol vistoso, su regate, su velocidad,  pero sobre todo por su humildad y su fair play tanto dentro como fuera del campo.


Leo Messi es un jugador completo y diferente. Lo tiene todo, desborde, rapidez, sangre fría en los momentos difíciles, regate en carrera que le permite desbordar a sus rivales con facilidad, puede jugar por ambas bandas como media punta o delantero centro, es un especialista en  lanzamientos a balón parado, etc.
 

Todas estas virtudes han convertido a Leo Messi en el mejor jugador del mundo con un reconocimiento a nivel mundial. A sus 25 años con su equipo el Barça ha conseguido los máximos galardones y ha batido en varias ocasiones todos los récords a los que puede aspirar un futbolista,  Campeonato de Liga, Copa del Rey, Champions League, Balón de Oro, Bota de Oro, Supercopa de España, Supercopa de Europa, Copa Mundial de Clubes, Pichichi nacional, Máximo Goleador internacional, y muchos otros…..


Por mi edad he tenido la ocasión de ver jugar a excepcionales futbolistas como Kubala, Di Stéfano, Pelé, Suárez, Cruyff, Maradona, Platiní, Romario, Rivaldo, Ronaldo, Ronaldinho, Cristiano, y tantos otros, pero ninguno tan completo como Leo Messi.

 
Otra de sus principales virtudes es su nivel como ser humano. No existe ningún compañero de profesión, incluyendo a sus rivales, que no le admiren como futbolista y como persona. Es un  tipo formidable con una sencillez sin límites. Un fiel exponente de todos los valores que debe poseer un deportista y algo muy importante: un gran  ejemplo para los niños. Un lujo para todos los barcelonistas y para los amantes del buen fútbol.
 
Desde hace algo más de dos meses Leo se ha convertido en papá de un precioso “culé” al que han puesto de nombre Thiago.  Enhorabuena a los papás y a toda la familia.

Leo: conserva siempre tu hermosa sencillez y no dejes de ser nunca como eres, 
 
  ¡ un pibe macanudo ! …..
 

                                                                                                                                                                                                                                                                     ¡ VISCA EL BARÇA Y VISCA CATALUNYA !

EL AÑO 2013 ESTÁ MUERTO…

Posted on Actualizado enn

El año 2013 está muerto

El catedrático de Economía del Institut Quimic de Sarrià, Santiago Niño-Becerra en su entrevista del pasado día 7 en el programa “8 al día” del canal 8TV, señaló al periodista Josep Cuní que el recién estrenado año 2013 “está muerto”, entre otras consideraciones económicas, debido en gran parte a la cifra récord que experimentará el desempleo en nuestro país. Según el profesor Niño-Becerra no bajara de los 6.300,000 parados.

Sin duda una previsión muy preocupante puesto que a mayor cifra de desocupados menor nivel de cobertura de los subsidios de desempleo.

Tampoco resulta muy optimista, de cara al futuro intelectual de nuestro país, ver cómo nuestros jóvenes talentos están emigrando a otros lugares donde se les ofrece el trabajo que aquí no encuentran.

Por Navidad 2012 el profesor Niño-Becerra envió a sus amigos y familiares la siguiente dedicatoria,
                                          “Feliz Navidad y próspero año 2014
Como siempre, muy agudo, profesor….